El universo sonoro de "Ovo"

A ritmo de samba y bossa nova, combinadas con ritmos electrónicos, el espíritu brasileño se apodera de “Ovo”, el show del Cirque du Soleil, que hoy ofrecerá su última función en el país. Alexandre Courcy, jefe de sonido, nos habló de su labor.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/6YE6O4TLLREXBIEJYMW3DXQ3UA.jpg

A través de dichos estilos musicales se desarrolla la historia de una divertida colonia de ruidosos insectos. El canadiense Alexandre Courcy contó que las canciones fueron creadas por el compositor brasileño Berna Ceppas, quien también diseñó los sonidos de los bichos que se escuchan en el show. La música es interpretada en vivo por una banda que tiene batería, bajo, contrabajo, percusión, violín, instrumentos de viento, teclado y guitarra, además de una cantante.

“Mi trabajo es mantener la idea del diseñador a donde sea que vayamos”, expresó sobre su labor estando al frente de un equipo de cuatro personas. En dicho sentido, él opera la consola de sonido, pero debe coordinar con los demás en todo momento. “Tenemos alguien en el backstage que monitorea a los músicos, tienen que atender por ejemplo que los micrófonos inalámbricos funcionen, y estar pendiente de cualquier cosa que necesiten”. Además, un miembro del equipo, en cada día de estreno, “se ocupa de recorrer el lugar y asegurarse que el sonido llegue bien a todos los rincones”, añadió Courcy.

“Todo se basa en la comunicación”, indicó el sonidista acerca de su dinámica de trabajo, como algo que no puede fallar. “Si no hay eso es muy difícil que las cosas sucedan”, dijo. Otro desafío, agregó, es “adaptar el espectáculo al lugar que llegamos, porque estamos en lugares diferentes a veces cada semana”, remarcó.

Aquí en Sudamérica, no obstante, es más tranquilo porque se quedan un tiempo largo en cada ciudad, pero por ejemplo, en Estados Unidos o Europa “cada semana estamos haciendo la misma cosa pero en un sitio diferente”, expresó. Ese cambio constante, indicó, “presenta diferentes desafíos, porque o es un lugar más chico o más grande, y el sonido se debe adaptar a todo”.

Como es un show lleno ritmo y energía, “el sonido aporta mucho al espectáculo, y buscamos siempre que la gente lo sienta”, dijo Alexandre, quien hace tres años trabaja en “Ovo”. El jefe de sonido hizo hincapié en que este espectáculo hará pasar un “momento maravilloso” a personas de todas las generaciones.

“No todos los shows del Cirque du Soleil son hechos para la familia, porque otros son más profundos o pueden generar otras emociones, pero este es muy interesante para las familias porque está lleno de color, es divertido y, por supuesto, la música es buena. Me gusta porque los chicos vienen al show y no lloran”, bromeó para concluir.

Hoy a las 17:00 será la última función de "Ovo", en el SND Arena (Avda. Eusebio Ayala y RI 6 Boquerón). Las entradas están a la venta en la Red UTS.