Ismael Serrano y una noche de lluvia, historias, canciones y poesía

En la noche del 31 de julio, el cantautor español Ismael Serrano se reencontró con el público paraguayo. En el Teatro Municipal de Asunción brindó un concierto en el que brillaron tanto sus canciones como su talento narrativo.

 

El momento emotivo de la noche fue cuando el cantante invitó a un "vecino" –así lo llamo, siguiendo el contexto narrativo–. Se trataba del cantautor paraguayo Hugo Ferreira, con quien interpretó una inolvidable versión de "Un muerto encierras", que cerraron con un abrazo que ilustraba la relación de amistad que los une. Es que ambos habían coincidido en varias ocasiones, tanto en Paraguay como en España.

Las sorpresas seguían, porque la noche valió un estreno para sus seguidores de siempre: "Por fin te encontré", tema aún no editado en su discografía.

"Vivimos una crisis sin precedentes en España", señalaba Serrano, mientras se manifestaba visiblemente crítico con la política española. Después presentaría "Podría ser", en un formato que mostraba al músico en su grado más natural, honesto y transparente.

Tan impredecible como esperado a la vez, el puñado de canciones que el español proponía incluyó "El espejismo", "Ya ves", "Te vas" "El virus del miedo", "Eres", "Qué andarás haciendo", "Ahora" y "Vértigo"; al igual que "Recuerdo", "Si se callase el ruido", "Canción para un primer cumpleaños" y "Canción para un viejo amigo".

Los diálogos con el público seguían, al igual que las humoradas siempre festejadas por el auditorio; entre situaciones y monólogos improvisados.

Con "Caperucita", el músico culminaba una noche en la que pareciera que incluso la tenue lluvia servía para acompañar el clima de los relatos y versos que brindaba el compositor.

Por la riqueza poético–musical, la fluida comunicación con el público y la armonización equilibrada de buen cuentista–trovador, solo una cosa nos queda en claro. Que Serrano, de ninguna forma, puede ser considerado un cantautor más. Porque Ismael Serrano, por estos días, ya es de los indispensables.