Murió Mario Halley Mora, una de las mayores plumas

El prolífico dramaturgo y narrador compatriota Alex Mario Halley Mora falleció ayer de madrugada en nuestra capital, tras una larga y penosa enfermedad, que desembocó en un paro cardiaco, según informaron allegados al escritor. Halley Mora (Coronel Oviedo, 1926), estaba internado en un sanatorio capitalino, donde pasó gran parte del año pasado, debido a la delicada enfermedad renal que lo aquejaba.

La profesión de periodista, al igual que la de escritor, fue su vida, llegando a ocupador la jefatura de redacción del diario Patria por muchos años, durante la dictadura stronista. Escribió para el teatro obras inolvidables desde los veintitrés años, fue guionista (con el seudónimo de Alex, su primer nombre) de las primeras historietas paraguayas en guaraní o bilingües. Autor de más de cincuenta obras teatrales llevadas a escena, de los cuales, sus mayores éxitos fueron En busca de María (1956), su primera pieza teatral, Testigo falso; El juego del tiempo (1986), y los dos volúmenes de Teatro Paraguayo que reúne sus seis obras más conocidas, entre las que están Magdalena Servín, Interrogante, y Un rostro para Ana (1971-1975).

En 1998 fue galardonado, con otros intelectuales y artistas de nuestro medio, con una Condecoración Honor al Mérito, por el Gobierno nacional, y en el 2001, fue ganador del Premio Nacional de Literatura.

También incursionó en el género de la Zarzuela, con Loma Tarumá, en jopará, con música de Florentín Giménez. Su narrativa, con énfasis en ambientaciones ciudadanas, incluyen novelas y cuentos, entre los que destacan La quema de Judas (1965) (premiado ese año por el Diario La Tribuna); Los hombres de Celina (novela, 1981), Cuentos, microcuentos y anticuentos (1987), Memoria adentro (novela, 1989), Los habitantes del abismo (cuentos, 1989), entre otros.

Su última obra publicada en 1999 fue Cita en el San Roque, con la cual ganó el Premio Nacional de Literatura, y que recrea un bar asunceno, en el que se reunían intelectuales y artistas a departir en prolongadas tertulias nocturnas, con presencia de José Luis Appleyard, escritor ya fallecido, el escultor Hugo Pistilli, Jacobo Rauskin y muchos otros.

Con Mario Halley Mora desaparece una de las plumas más importantes de nuestro país, quien deja un gran legado para la literatura.

Esta mañana serán inhumados sus restos en el panteón familiar en el cementerio de La Recoleta.
Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.