A+B Groove: tras la expansión de la conciencia musical

Hacer música que estimule al público “de todos los lados posibles” es lo que buscan el baterista José Burguez y el pianista Víctor Álvarez, quienes hoy presentan su propuesta de acid jazz y hip hop, bajo el nombre A+B Groove, en Café Consulado (O’Leary entre Palma y Pdte. Franco), a las 18:30. Entrada libre y gratuita.

José Burguez y Víctor Álvarez, integrantes del dúo A+B Groove.
José Burguez y Víctor Álvarez, integrantes del dúo A+B Groove.CELSO RIOS

El dúo de teclado y batería presentará temas de referentes de dichos géneros como JDilla, Kamaal Williams, Robert Glasper, Ashley Henry, entre otros, además de creaciones propias. El acercamiento a esta propuesta, según expresó el baterista, tiene mucho que ver con el bagaje dentro del jazz de ambos, además de la fusión de dicho género con el hip hop, que es una gran influencia para ambos.

“La primera impresión que creo que tiene esta música es el ritmo, que es súper contagiante”, indicó Burguez, quien también observó que esta es una propuesta que “trae vida y te contagia de algo banal”. Lo último, en el sentido de que “no hay un filtro intelectual para disfrutar de esta música”, refirió. Pero dicha afirmación, “sumado a lo que es la base del Groove, es otra vez algo intelectual, algo nutritivo para el cerebro, y para mí hace una combinación muy genial”, confirmó.

El artista recordó con esta reflexión un lema del grupo Snarky Puppy, que dice que hacen “música para el cerebro y para el trasero; entonces es como que te estimula de todos los lados posibles”, afirmó.

PUBLICIDAD

Abundando en ese concepto, expuso que con esta propuesta lo intelectual puede expandir la conciencia. “No estamos hablando de algo que podés encontrar en cualquier lado. Es popular en otras partes del mundo pero acá es como que queremos romper con eso y tratar de expandir la conciencia. Estamos hablando de cosas bastante interesantes que demanden que la persona piense”, sostuvo.

Más allá de la música

Por su parte, Álvarez remarcó como algo “muy particular” que solamente dos instrumentos dan vida a todo un ensamble. Eso implica para ambos “bastante trabajo”, porque además de estudiar bien cada tema, deben asumir el rol de otros instrumentos. “Víctor tiene el bajo y el teclado, y yo trato de agrandar más la batería, llenar de texturas e improvisar más que solo hacer un beat”, explicó Burguez.

Además, este dúo destacó que más allá de la música que interpretan, decidieron agregar audios de grabaciones de, por ejemplo, entrevistas, porque la idea es tener “algo importante que decir”, al decir de Álavarez. “Ponemos audios encima de beats que son un poco monótonos o planos, además elegimos audios que tengan impacto y un mensaje importante”, señaló el baterista.

Contaron que, por ejemplo, uno de los audios que se mezcla con la música es una entrevista al baterista estadounidense Elvin Jones. En dicho audio, él “habla acerca del desafío que tuvo para innovar dentro de su campo. Cuando la batería no era un elemento preponderante sino más de background, él empezó a tener la posta y tuvo el coraje de encarar la bata de una manera diferente y hacerle un instrumento parte del ensamble, que está conversando con el resto de los instrumentos”, detalló Burguez.

Buena receptividad

Por otro lado, el pianista comentó que tienen planes de grabar con este proyecto, de manera a lanzar un disco. Asimismo, resaltó la buena respuesta del público a los dos conciertos anteriores en donde ya presentaron esta propuesta. “Para mí está súper bien que la gente se entere de que hay otros géneros, que no solamente se puede escuchar jazz o música folklórica y que no todo se enfoque en pocos estilos. Y ojalá inspire a otras personas a hacer diferentes propuestas”, dijo Álvarez.

Con A+B Groove ellos hacen “un desarrollo más instrumental”, de la fusión del jazz con el hip hop, según planteó el artista. En palabras de Burguez, desarrollar estos shows, desde la concepción de los temas y los ensayos, es algo que le genera mucha felicidad, y “eso tiene incidencia en el efecto que tiene en la gente”, apuntó.

“La idea es dejar algo. Yo tengo el objetivo de que podamos dar extrema felicidad a la gente desde el escenario”, añadió Álvarez. “Somos conscientes de lo que implica ese lugar. Estás estimulando emociones y muchas cosas de las que ni siquiera somos conscientes”, agregó Burguez.

Por otro lado, el dúo expresó su anhelo porque existan más lugares donde poder presentar este tipo de propuestas, y que también se valore la diversidad de ofertas musicales y la profesión del músico.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD