La segunda mitad de “It” es más débil pero aún entretiene

La muy pulida dirección de Andy Muschietti y actuaciones generalmente excelentes hace de la conclusión de It un espectáculo digno, pero que no alcanza los niveles de terror e impacto emocional de la primera parte.

Bill Skarsgard regresa como Pennywise en "It: Capítulo 2".
Bill Skarsgard regresa como Pennywise en "It: Capítulo 2".Brooke Palmer

Aún sin haber leído la novela que adaptan las dos películas de It del director Andy Muschietti, en retrospectiva resulta muy lógico que la primera película sea mucho más efectiva como cine de terror y como exploración emocional de la amistad, la pérdida, el trauma y el miedo a un mundo difícil de comprender más allá nuestras limitadas perspectivas de la existencia.

Desde la perspectiva pre-adolescente de la primera parte del relato es más fácil empatizar con la sensación de que esos niños no solo tienen que hacerle frente a un mal incomprensible y voraz, sino que tienen que hacerlo por sí solos, sin la ayuda de un mundo de adultos que desde el principio de la historia ignora o activamente se desentiende de los charcos de sangre infantil en la lluvia o los ataques con cuchillo, mientras los pósters de jóvenes desaparecidos seguían acumulándose en los muros.

Es un tipo de horror existencial muy efectivo, que la presentación de la película – la fotografía oscura, la elegantemente estéril dirección de Muschietti, la agresiva orquesta interpretando una banda sonora estereotípica de cine de terror del más descarado, del tipo que se imaginarían unos niños en los ’80 – solo aumentaba, fortalecido aún más por la naturaleza enigmática de Eso que tomaba la forma del payaso Pennywise (Bill Skarsgard), una naturaleza que era insinuada pero permanecía sin explicar; el terror desconocido siempre es más potente.

PUBLICIDAD

Pero inevitablemente la continación tiene la necesidad de entrar en detalles sobre qué es Eso y cómo se lo puede derrotar de forma definitiva, y a pesar de que se siente como algo obligatorio, un poco del impacto se pierde, por muy bien hecho que esté el filme en general.

La película trascurre más de 20 años después de la primera entrega.

La película trascurre 27 años después del primer encuentro de los “Perdedores” del pueblo de Derry con la siniestra entidad devoradora de niños que se presentaba como el payaso Pennywise.

PUBLICIDAD

Mike (Isaiah Mustafa), el único de los “Perdedores” que permaneció en Derry, descubre que Pennywise ha vuelto a atacar y convoca a Bill (James McAvoy), Beverly (Jessica Chastain), Richie (Bill Hader), Ben (Jay Ryan), Eddie (James Ransone) y Stanley (Andy Bean) para que vuelvan al pueblo y juntos acaben con Eso, como juraron que harían.

Como la primera película – y como varias de estas producciones de terror de alto presupuesto que Warner Bros. viene produciendo últimamente – It 2 se ve increíble; Muschietti y su director de fotografía Checco Varese (que reemplaza a Chung-hoon Chung) bañan a Derry en un aura gris y oscurecida que hace un muy sutil trabajo en hacer sentir que el pueblo es el epicentro de una distorsión sobrenatural.

El uso de efectos por computadora es más extenso en esta secuela, y sus resultados son más mixtos; por momentos es absolutamente impecable, y los horrores que Eso conjura para atormentar a sus víctimas se sienten estremecedoramente tangibles, pero en otros momentos la calidad de los efectos digitales es notablemente inferior.

Pero donde la película realmente pierde en la comparación con su predecesora, sintiéndose como la mitad inferior del relato, es en la fuerza del impacto emocional con que carga.

James McAvoy en "It: Capítulo 2".

La primera parte dedicaba se dedicaba prácticamente en su totalidad a eso, a explorar las profundidades de las mentes y corazones de sus protagonistas, enfatizando más personalmente en Bill, Beverly y Ben pero metiendo al público en la mentalidad de todo el grupo mientras se enfrentaban a una fuerza que buscaba separarlos y vencerlos a través del miedo; Pennywise era, literalmente, una encarnación del trauma y la culpa de un Bill que siente que la muerte de su hermano es culpa suya; del miedo al abuso, en sus distintas formas, que sufre Beverly; de la hipocondria de Eddie, exacerbada por una madre asfixiante...

Al enfocarse en la historia de Eso y rituales para derrotarlo, It 2 deja un poco de lado las interacciones entre los “Perdedores”. Los instantes en que la película pausa para dejar que sus protagonistas simplemente pasen el rato juntos son de lo mejor que ofrece el filme - junto con un final realmente espectacular - , y no es que esta continuación no agregue absolutamente nada nuevo en ese aspecto.

Pero ideas interesantes como que los “Perdedores” fueron olvidando gradualmente (y sobrenaturalmente) los detalles de lo ocurrido en 1989 a medida que se alejaban de Derry y pasaban los años son intrigantes pero se sienten exploradas solo a media y no tienen, a fin de cuentas, mucho impacto en la historia, sirviendo más que nada como una excusa para tener múltiples “flashbacks” a esos momentos perdidos para que el excelente elenco juvenil de la primera película pueda volver a brillar.

Y el elenco adulto ciertamente también hace un buen trabajo. McAvoy y Chastain, los artistas más establecidos del elenco, son efectivos sin ser extraordinarios, mientras que Bill Hader está increíble como un Richie cuyo conflicto interno definitivamente tendría que haber sido explorado un poco más, porque es de lo más interesante que la película propone; y James Ransone es sencillamente impecable a la hora de reproducir la actuación que Jack Dylan Grazer dio como Eddie en la primera película.

Bill Skarsgard vuelve a ser una icónica mezcla de ridiculez payasesca y malicia siniestra como Pennywise.

It: Capítulo 2 es una experiencia más dispersa y menos impactante que su primera entrega, peró aún así es un thriller entretenido y visualmente impresionante que vale la pena ver una pantalla grande.

---------------------------------------------------------------------------------------

IT: CAPÍTULO 2 (It: Chapter 2)

Dirigida por Andy Muschietti

Escrita por Gary Dauberman (basada en una novela de Stephen King)

Producida por Roy Lee, Dan Lin y Bárbara Muschietti

Edición por Jason Ballantine

Dirección de fotografía por Checco Varese

Banda sonora compuesta por Benjamin Wallfisch

Elenco: James McAvoy, Jessica Chastain, Bill Hader, Jay Ryan, Isaiah Musfafa, James Ransone, Andy Bean, Bill Skarsgard, Jaeden Martell, Sophia Lillis, Finn Wolfhard, Jeremy Ray Taylor, Chosen Jacobs, Jack Dylan Grazer, Wyatt Oleff, Teach Grant, Nicholas Hamilton, Javier Botet, Joan Gregson, Xavier Dolan, Taylor Frey

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD