“La vieja guardia”

La cineasta Gina Prince-Blythewood hace un impresionante debut en el cine de acción con un filme lleno de electrizantes secuencias de combate ancladas por la fuerza de presencia de una veterana del género como Charlize Theron.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/7LS2GPJY6FAB3GEOHJJEB3JIAY.jpg
Netflix

(Disponible en Netflix)

En cualquier otro año, en estos meses de invierno, habitualmente habría una procesión semanal de superproducciones hollywoodenses luchando por espacio en las salas de cine y por el limitado dinero en los bolsillos del público mundial. Sin embargo, ahora mismo no hay cines, y - salvo contadas excepciones - la mayoría de los estudios decidió posponer sus mega-estrenos a un futuro en que hipotéticamente las salas habrán vuelto a abrir.

Afortunadamente, algo que no ha faltado durante los meses de cuarentena es cine nuevo, gracias a la saludable variedad que suelen ofrecer las plataformas de streaming, y la creciente ambición de Netflix como productora de cine ha resultado en algunos estrenos que no tienen mucho que envidiar, en escala y calidad técnica, a los grandes estrenos que en otros años suelen copar las salas en estos meses de mitad de año.

La vieja guardia, una adaptación de un cómic del autor Greg Rucka y el dibujante Leandro Fernández, es su nueva apuesta y si bien no llega a los niveles de espectacularidad de la vibrante Escuadrón 6 que Netflix estrenó en 2019, es un espectáculo lleno de impresionantes secuencias de combate bien coreografiadas y presentadas con claridad e impacto, que representan un debut digno de aplaudir en el género para la destacada realizadora de cine independiente Gina Prince-Blythewood.

El filme sigue a un grupo de guerreros inmortales liderados por Andrómaca de Escitia (Charlize Theron), alias “Andy”, que trabajan como mercenarios. Cuando aceptan una misión de rescate en Sudán del Sur, acaban cayendo en una trampa que revela su naturaleza sobrenatural a un inescrupuloso magnate farmacéutico que planea atraparlos y estudiar sus genes para descubrir el secreto de su inmortalidad. Al mismo tiempo, una joven soldado llamada Nile (KiKi Layne) descubre su propia inmortalidad y es reclutada por Andy.

El filme tiene una trama que no es nada especial, un relato bastante genérico de individuos especiales enfrentados a una corporación corrupta, pero Prince-Blythewood usa ese esqueleto argumental para desplegar sus talentos para el drama interpersonal y explorar a través de Andrómaca la angustia de existir en un mundo en que las buenas acciones parecen evaporarse sin efecto o impacto, como gotas de agua en el desierto de todo el mal y la corrupción en el mundo.

La película explora, siempre a grandes rasgos, el siempre fascinante drama de la relación entre el ser humano con su propia mortalidad, y las diversas formas en que esa relación se manifiesta; en la codiciosa sed de explotarla por ganancias en el caso del villano Merrick (Harry Melling), en una retorcida ansia por justicia alimentada por el duelo en el exagente de la CIA Copley (Chiwetel Ejiofor), en la melancolía de una soledad forzada en el inmortal Booker (Matthias Schoenaerts) o la culpa de sentirse incapaz de hacer más con su poder que define a Andy.

El guión, escrito por el propio Greg Rucka, no tiene el mismo éxito con todos sus personajes, en especial con Nile, que se siente un personaje algo estático y no lo suficientemente explorado a pesar de la gran presencia de KiKi Layne; hay momentos en que el guión amaga con entrar en más profundidad en la psique de la nueva inmortal y su relación con su naturaleza recién descubierta, y su conflicto interno entre la violencia que se ve obligada a infligir tanto como miembro del equipo de Andy como en su anterior ocupación como soldado en Afganistán, pero la película parece quedarse sin tiempo para ella a pesar de sus dos horas completas de duración.

También quedan un poco relegados a secundarios Marwan Kenzari y Luca Marinelli como Joe y Nicky, los otros dos miembros del equipo de Andy, enemigos de las Cruzadas convertidos en pareja romántica, aunque al menos Kenzari recibe la oportunidad de dar un excelente mini-monólogo que está entre los momentos (no violentos) más memorables de la película.

Y hablando de los momentos que sí son violentos, son un deleite de coreografía creativa y claridad visual, con una cámara que siempre de desliza de forma elegante entre la carnicería para ofrecer la mejor vista de los despliegues de habilidad marcial de Andy y los suyos; lo que tenemos aquí es otro de los muchísimos imitadores de John Wick, pero copiar de algo bueno no es malo.

Más allá de esos momentos en los que el guión les falla a ciertos personajes, y otros defectos menores, La vieja guardia es un filme de acción más que recomendable, y una secuela con más aventuras inmortales sería más que bienvenida.

---------------------------------------------------------------------------

LA VIEJA GUARDIA (The Old Guard)

Dirigida por Gina Prince-Blythewood

Escrita por Greg Rucka (basada en un cómic de Greg Rucka y Leandro Fernández)

Producida por Charlize Theron, A.J. Dix, David Ellison, Marc Evans, Dana Goldberg y Don Granger

Edición por Terilyn A. Shropshire

Dirección de fotografía por Barry Ackroyd y Tami Reiker

Banda sonora compuesta por Volker Bertelmann y Dustin O’Halloran

Elenco: Charlize Theron, KiKi Layne, Matthias Schoenaerts, Marwan Kenzari, Luca Marinelli, Chiwetel Ejiofor, Harry Melling, Veronica Ngo, Joey Ansah, Anamaría Marinca, Olivia Ross

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD