“Juego perverso”

Aunque ostenta buenas actuaciones y un diestro manejo de tensión e incertidumbre, este thriller de suspenso se deshace por completo a consecuencia de un giro final que echa por tierra todas sus virtudes.

Peter Sarsgaard y Joey King en "Juego perverso".
Peter Sarsgaard y Joey King en "Juego perverso".Amazon Studios

(Disponible en Prime Video)

Originalmente estrenada en 2018 en el Festival de Cine de Toronto pero recién lanzada al público la semana pasada como parte de una colaboración entre Amazon y la productora de terror y suspenso Blumhouse, el drama de suspenso Juego perverso es un filme que comienza prometedor, augurando un tenso drama sobre los efectos mortales de una crianza deficiente, con una palpable sensación de atmósfera y un trabajo más que decente de su trío de actores protagonistas.

El filme comienza cuando la adolescente Kayla (Joey King) confiesa a su padre Jay (Peter Sarsgaard) haber asesinado a su amiga Britney (Devery Jacobs) empujándola de un puente a las heladas aguas de un río. En pánico pero determinados a no dejar que su hija vaya a prisión, Jay y su exesposa Rebecca (Mireille Enos) se disponen a encubrir el crimen.

Se trata de una “remake” del filme alemán de 2015 Wir Monster, que la realizadora Veena Sud – creadora de la exitosa serie policial The Killing – dirige con un gran ojo para la atmósfera y un gran talento para contar mucho diciendo poco.

PUBLICIDAD

Lo mejor del filme está en los momentos en que Sud deja que silencios pesados y miradas cargadas de sentimiento hagan el trabajo pesado, aprovechando los talentos de su elenco para transmitir congoja, desesperación, sospecha o dolor desgarrador solo con sus rostros, sus ojos y su lenguaje corporal. En ese sentido se siente muy fiel al ADN del cine europeo de suspenso del que el filme saca su inspiración.

Joey King como Kayla.

A eso se suma la ambientación del filme, que trascurre en alguna parte del norte nevado de Estados Unidos. La película baña sus cuadros en tonos gélidos que acentúan la sensación de frío de las secuencias ambientadas entre constantes nevadas, y mientras Kayla y sus padres hunden cada vez más en sus mentiras el mundo a su alrededor parece perder familiaridad y volverse más frío, como si el mundo se estuviera acabando para ellos.

Es un filme preñado de momentos pequeños pero cargados de sentimiento, pero estos momentos lastimosamente deben existir dentro de un guion que también se sobrecarga de diálogos poco convincentes que de forma innecesaria - y algo insultante - parecen querer poner en texto lo que la película logra comunicar perfectamente bien en subtexto.

PUBLICIDAD

Esa falta de confianza de la película en sí misma y en su público hace que lo que podría haber sido un drama inquietante, de esos que se quedan a vivir en la mente del espectador, acabe desembocando demasiado en melodrama artificial.

Hay momentos que el filme claramente está tratando con la mayor y más sombría seriedad imaginable, pero que debido a elecciones cuestionables hechas en el texto del guion o en lo visual acaban directamente generando risas involuntarias, y en un filme que apuesta tanto en su atmósfera de tensión opresiva como esta película, eso se siente fatal.

Y en sus momentos finales, lastimosamente, la película torpedea todo el potencial que tenía con un giro sorpresa que no solo se siente ilógico incluso dadas las increíbles circunstancias de la ficción, sino que no se justifica en el guion.

Los mejores giros son aquellos que responden de una forma inesperada a todas las preguntas que el filme estaba dejando en el aire y recontextualiza todo lo ocurrido, pero la sorpresa al final de Juego perverso solo viene y se va, dejando cabos sin atar y apoyándose en una débil explicación final que intenta tibiamente unir los puntos con los acontecimientos previos para tener sentido, fracasando más que nada porque para haber funcionado necesitaba que el filme ahonde mucho más en el personaje de Kayla, algo que la película solo acaba haciendo a un nivel muy superficial.

Juego perverso tiene una premisa enormemente interesante y en varias ocasiones, por momentos fugaces, la versión ideal del filme se deja ver entre líneas, pero al final no puede evitar sentirse como una amarga decepción.

----------------------------------------------------------------------------

JUEGO PERVERSO (The Lie)

Dirigida por Veena Sud

Escrita por Veena Sud (basada en una película de Sebastian Ko y Marcus Seibert)

Producida por Jason Blum y Christopher Tricarico

Edición por Philip Fowler

Dirección de fotografía por Peter Wunstorf

Banda sonora compuesta por Tamar-kali

Elenco: Mireille Enos, Peter Sarsgaard, Joey King, Cas Anvar, Devery Jacobs, Patti Kim, Nicholas Lea, Dani Kind, Alan Van Sprang

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD