“La caja negra”

Un modesto pero cautivador drama de ciencia ficción con potente impacto emocional y secuencias inolvidablemente inquietantes.

Phylicia Rashad y Mamoudou Athie en "La caja negra".
Phylicia Rashad y Mamoudou Athie en "La caja negra".Amazon Studios

(Disponible en Prime Video)

La caja negra es el largometraje debut del realizador Emmanuel Ossei-Kuffour Jr., y es una carta de presentación bastante impresionante para el joven guionista y dirección, que confecciona un atrapante relato de drama psicológico con saludables dosis de suspenso y terror.

El filme se centran en Nolan (Mamoudou Ahtie), que vive con su hija Ava (Amanda Christine) y con las consecuencias de un accidente ocurrido seis meses atrás, que le costó la vida a su esposa y lo dejó a él sin memoria de su vida antes del incidente. Desesperado por recuperar sus recuerdos y volver a tener control sobre su vida, Nolan decide someterse a un procedimiento experimental para “desbloquear” los recuerdos perdidos en su cerebro, pero acaba descubriendo verdades perturbadoras dentro y fuera de su cabeza.

Ossei-Kuffour Jr. y su co-guionista Stephen Herman firman un guion sorprendentemente meticuloso a la hora de darle a lo que a primera vista parece una premisa no muy original – persona con amnesia, experimento médico, secretos ocultos no es una fórmula novedosa – el contexto necesario para que el filme se sienta único y memorable.

PUBLICIDAD
Amanda Christine como Ava y Mamoudou Athie como Nolan.

Sin mucha parafernalia – la poca que hay se reserva para los momentos de mayor surrealismo, suspenso o terror dentro de la cabeza de Nolan – la película se asegura primeramente de que Nolan y su odisea tengan sentido y propósito.

Cuando una película similar se hubiera conformado con hacer que su protagonista simplemente quiera recuperar su memoria “porque sí”, el guion de Herman y Ossei-Kuffour Jr se asegura de darle a Nolan una razón práctica y urgente para querer volver a recordar.

Es un detalle pequeño pero que hace en gran medida que la historia se sienta emocionalmente auténtica. Es un gran acierto del guion el poner su enfoque en la verisimilitud emocional en vez de en la credibilidad de los aspectos de ciencia ficción del filme – a los que uno de los personajes se refiere irónicamente como “vudú del cerebro”, como si la propia película reforzara la noción de que el cómo del tratamiento cerebral en el centro de la película no importa tanto como el drama humano.

PUBLICIDAD

En sus secuencias de exploración mental, en las que Nolan va explorando una recreación virtual de sus recuerdos mientras es acosado por una misteriosa y amenazante figura, la película invita a comparaciones directas con la genial Get Out de Jordan Peele, pero personalmente, la película a la que esas secuencias de atmósfera como de casa embrujada de feria e estremecedoras apariciones más me recordó fue a la primera entrega de La noche del demonio de James Wan, otro filme que logra perturbar al espectador con poco más que iluminación tenebrosa y efectos especiales discretos pero efectivos.

Dicho eso, esta no es una película de terror, y si alguien la ve buscando ese tipo de filme, esa persona va a salir decepcionada.

En su último tercio, la película da un giro que en manos de un equipo menos cuidadoso podría haber sido un desastre – y hay algunos elementos algo torpes en esa recta final que le quitan un poco de lustre al producto final – pero acaba funcionando gracias a la cuidadosa forma en que el guión siembra las semillas de la revelación, y por el gran trabajo del elenco de actores del filme, entre los que sobresalen Ahtie y la gran Phylicia Rashad como la doctora Brooks, la científica a cargo del experimento.

Mención aparte merece la joven Amanda Christine como Ava, la hija de Nolan, que brilla como una niña pequeña que se ve obligada a adoptar una madurez precoz para ayudar a su padre; la interacción cargada de calidez pero algo incómoda y poco familiar entre ambos, actuada de forma hermosa por Ahtie y Christine, es la que le da a la película su importantísimo núcleo emocional.

La caja negra es una muy grata sorpresa que juega con elementos de terror y ciencia ficción para contar un relato intenso y zigzagueante que va revelando sus secretos de forma casi impecable y emocionante; una grata sorpresa que vale una recomendación.

---------------------------------------------------------------------

LA CAJA NEGRA (Black Box)

Dirigida por Emmanuel Ossei-Kuffour Jr.

Escrita por Emmanuel Ossei-Kuffour Jr. y Stephen Herman

Producida por John Brister

Edición por Glenn Garland

Dirección de fotografía por Hilda Mercado

Banda sonora compuesta por Brandon Roberts

Elenco: Mamoudou Ahtie, Phylicia Rashad, Amanda Christine, Tosin Morohunfola, Donald Watkins, Charmaine Bingwa, Troy James, Han Soto, Andrea Cohen

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD