“¡Scooby!”

Aunque no es particularmente memorable ni hace nada espectacular con su premisa sorprendentemente ambiciosa, este nuevo salto al cine de Scooby-Doo tiene la suficiente energía y entretenimiento para valer la pena.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/POMXFKUIIJH27LCU6MQY4RZICQ.jpg
Warner Bros. Pictures

(Disponible en cines)

Alguien en Warner Bros. parece haber recordado que cuentan con una cantidad enorme de personajes de Hanna-Barbera que estaban durmientes, sin ser aprovechados, con la excepción clara del incombustible Scooby-Doo y su pandilla, que han seguido protagonizando series, películas “live-action” y largometrajes animados lanzados directo al mercado hogareño casi sin cesar desde hace décadas.

Teniendo eso en cuenta, resulta poco sorprendente que ¡Scooby!, la nueva película animada basada en el popular perro parlante y sus amigos humanos, el objetivo es no solo devolver a la pantalla grande a Scooby y compañía sino también intentar establecer lo que claramente es un proyecto de “universo cinematográfico” a lo Marvel para los personajes de Hanna-Barbera.

En la película, Shaggy y Scooby se ven atormentados por la idea de que son irrelevantes para la agencia Misterios S.A., al no contar con la valentía o el ingenio de sus compañeros Daphne, Fred y Velma. Sin embargo, pronto ambos son atacados por misteriosos robots y rescatados por el superhéroe Halcón Azul y su equipo, y descubren que el villano Pierre Nodoyuna busca capturar a Scooby como parte de un plan para abrir un portal hacia otra dimensión.

Siempre que la película se apoya – y lo hace a menudo – en muletas gastadas del cine infantil como la importancia de la amistad, y crea conflictos artificiales como el duelo de celos entre Shaggy y Scooby que aparece casi de la nada, la película arrastra los pies y se vuelve tediosa.

Afortunadamente, el filme no es muy largo – alrededor de unos más que decentes 90 minutos – y sencillamente no se puede permitir desperdiciar demasiado tiempo en esas escenas ya que en todo momento está haciendo malabares con demasiadas pelotas, algo que normalmente sería un problema pero que curiosamente en esta película juega a su favor.

Aparte del drama con Scooby y Shaggy, la película tiene que hacer tiempo para el nuevo Halcón Azul – el hijo del original – y su complicada relación con el perro Dinamita y con el legado de su padre, los planes de Pierre Nodoyuna – que acaban en un giro bastante ingenioso – y los otros tres miembros de Misterios S.A. que buscan a sus amigos desaparecidos.

Eso significa que la película nunca tiene tiempo de profundizar en nada, pero le permite mantener un ritmo enérgico que, combinado con el colorido de la animación – que no es demasiado detallada ni realista como lo que uno esperaría de Pixar – y algunas escenas de acción muy bien hechas, entre las que destaca una gran persecución por un parque de diversiones abandonado, que hacen que aunque no deslumbre, la película casi nunca aburra.

El humor, cargado de referencias a la cultura popular y chistes auto-referenciales que ironizan sobre cómo, por ejemplo, el diálogo se siente como la impresión que un montón de guionistas cuarentones tienen sobre cómo hablan los adolescentes, está en línea con algunas de las más recientes producciones del estudio de animación de Warner, como La Gran Aventura Lego o Lego Batman, aunque a un ritmo algo más relajado que esos filmes que, aunque son muy buenos, por momentos se pueden sentir avasallantes por la gran cantidad de chistes e imágenes cómicas con las que ametrallan al público.

Además, los diálogos en ¡Scooby! son por lo general bastante entretenidos y las referencias a la cultura pop, para variar, sí se usan para hacer chistes en vez de simplemente citarlas para darles a los padres que ven la película con sus hijos algo qué reconocer para no morir de aburrimiento.

No sé si ¡Scooby! vale la pena arriesgar un viaje al cine, teniendo en cuenta que la situación sanitaria aún no es óptima, pero es un buen espectáculo animado que bien podría ser refinado en una secuela que incorpore aún más personajes olvidados de Hanna Barbera.

-----------------------------------------------------------------------

¡SCOOBY! (Scoob!)

Dirigida por Tony Cervone

Escrita por Jack C. Donaldson, Derek Elliott y Matt Lieberman

Producida por Allison Abbate y Pam Coats

Edición por Ryan Folsey y Vanara Taing

Banda sonora compuesta por Tom Holkenborg

Elenco: Frank Welker, Will Forte, Zac Efron, Amanda Seyfried, Gina Rodríguez, Mark Wahlberg, Jason Isaacs, Kiersey Clemons, Ken Jeong, Tracy Morgan, Simon Cowell, Christina Hendricks

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD