“Venganza implacable”

Carente de complejidad pero también de pretensiones, esta nueva incursión de Liam Neeson al cine de acción es lo suficientemente entretenida para ignorar ciertas decisiones ilógicas y dejarse llevar por su sencilla pero efectiva historia.

Liam Neeson en "Venganza implacable".
Liam Neeson en "Venganza implacable".Open Road Films

(Disponible en cines)

Trece años después de su entonces sorpresivo salto al cine de acción luego de una carrera caracterizada principalmente por dramas de prestigio, y aproximándose ya a los 60 años, Liam Neeson no parece interesado en dejar de explotar el nicho que se construyó a sí mismo como una estrella de acción avejentada pero carismática e intimidante.

Y aunque Venganza implacable no se acerca a lo mejor que Neeson ha producido en su carrera de estrella de acción - cuya cumbre sigue ocupada por sus colaboraciones con Jaume Collet-Serra como Non-Stop o El pasajero –, esta nueva incursión en el cine de disparos y persecuciones vale la pena una mirada.

Venganza implacable es la historia de Tom Dolan (Neeson), un ex Marine convertido en un exitoso ladrón de bancos que decide parar sus actividades criminales cuando conoce a Annie (Kate Walsh), una mujer de la que se enamora perdidamente. Un año después de ese encuentro, y deseando vivir una vida honesta con la mujer que ama, Tom decide entregarse al FBI y devolver todo el dinero que robó, unos nueve millones de dólares, a cambio de una sentencia reducida que le permita cumplir una condena corta y luego vivir tranquilo, sin deudas con la ley.

Sin embargo, los dos agentes federales que toman su confesión deciden quedarse con el dinero robado de Tom e inculparlo de un asesinato, por lo que el exladrón se ve obligado a huir y buscar la forma de limpiar su nombre.

Un problema que irrita durante la película, al menos durante la primera mitad, es que los protagonistas parecen actuar sin demasiada lógica, ya que tanto el plan de Tom de entregarse y su alarmante falta de pragmatismo a la hora de lidiar con los federales o preparar a Annie para la “sorpresa”; como el actuar de los agentes Nivens (Jai Courtney) y Hall (Anthony Ramos) a la hora de cometer sus propios crímenes en el afán de quedarse con el dinero de Tom se siente traídos de los pelos, y nunca es bueno que el argumento de una película dependa de que sus personajes actúen con poca inteligencia cuando se supone que son profesionales.

Pero si bien la película no tiene mucho sentido en su lógica, lo compensa con un fuerte núcleo emocional en la relación entre Tom y Annie, y la presencia de un tercer agente honesto del FBI, Meyers (Jeffrey Donovan), que trabaja por esclarecer el asesinato de su compañero. Neeson hace un buen trabajo aunque este tipo de papel de tipo duro con corazón de oro es algo que el actor irlandés ha ido perfeccionando a lo largo de los últimos años y probablemente puede hacerlo dormido a estas alturas.

Pero la razón secreta por la que el filme acaba funcionando es el gran trabajo de Kate Walsh (también excelente en la serie The Umbrella Academy) como Annie, que hace que sea perfectamente creíble que Tom esté dispuesto a desprenderse de nueve millones de dólares e ir a la cárcel por ella. Si bien por momentos cae en el arquetipo de damisela en apuros al que desafortunadamente muchas de estas películas relegan a sus protagonistas femeninas, Annie por lo general es una participante más activa en la acción que la mayoría de los personajes parecidos en películas similares.

Y gran parte del crédito debe ir también al económico pero efectivo guión del filme, que pierde relativamente poco tiempo en definir y establecer a sus personajes, o en decidir a quiénes darles algo de profundidad y con quiénes no molestarse. ¿La excusa para que Tom sea tan hábil con armas de fuego y explosivos? Era un militar experto en explosivos, punto. ¿Por qué confiar en Meyers? El hecho de que lleva a todos lados a su perro ayuda. ¿Nivens? Un monstruo sin complicaciones, lo que hace que uno tenga más ganas de verlo recibir una paliza de parte de Tom.

Venganza implacable es una de esas películas que no le va a cambiar la vida a nadie, pero puede salvar una tarde aburrida.

-----------------------------------------------------------------------------

VENGANZA IMPLACABLE (Honest Thief)

Dirigida por Mark Williams

Escrita por Mark Williams y Steve Allrich

Producida por Mark Williams, Jonah Loop, Myles Nestel, Tai Duncan y Craig Chapman

Edición por Michael P. Shawver

Dirección de fotografía por Shelly Johnson

Banda sonora compuesta por Mark Isham

Elenco: Liam Neeson, Kate Walsh, Jai Courtney, Anthony Ramos, Jeffrey Donovan, Robert Patrick, Jasmine Cephas Jones

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD