“Black Widow”

Más allá de ciertas falencias técnicas raras para los altísimos presupuestos de Marvel, “Black Widow” es un entretenido thriller de acción que sirve como una buena despedida para el personaje de Scarlett Johansson, aunque Florence Pugh y David Harbour le roben la película.

Scarlett Johansson en "Black Widow".
Scarlett Johansson en "Black Widow".Cortesía

(Disponible en cines y Disney+)

Black Widow, la letal espía que Scarlett Johansson intepretó en siete películas del universo Marvel entre Iron Man 2 y Avengers: Endgame, es uno de esos personajes cuya profundidad siempre se vio limitada por el escaso tiempo de protagonismo que tuvo a consecuencia de que todas sus apariciones fueran como miembro de un elenco mayor o, en el mejor de los casos en Capitán América: El Soldado del Invierno, como protagonista secundaria.

Siempre hubo indicios de cosas interesantes en la historia de la Viuda Negra en los brevísimos momentos en Los Vengadores o Era de Ultron en los que se miraba de reojo su pasado y sus motivaciones personales más allá de la meta general de salvar el mundo de la catástrofe de turno, y en particular en Endgame su personaje comenzaba a sentirse completo y definido por un aprecio por la familia adoptiva que encontró en los Vengadores, pero el hecho de tener que compartir película con decenas de otros personajes siempre hizo que cualquier exploración más profunda de Natasha Romanoff sea imposible.

Ahora, como despedida del personaje, finalmente Black Widow tiene su propia película, una que realmente debería haber salido años antes, pero que al menos redondea un poco más a la icónica super espía antes de hacerle pasar la batuta a una nueva generación.

Por motivos que serán obvios para cualquiera que haya visto Avengers: Endgame, Black Widow es una precuela que trascurre inmediatamente después de los eventos de Capitán América: Civil War. Natasha se ve perseguida por las autoridades por haber ayudado al Capitán América, y se prepara para comenzar una nueva vida bajo una nueva identidad cuando recibe un mensaje de su hermana menor Yelena (Florence Pugh), que le revela que la organización que secuestra niñas y las convierte en asesinas letales de la que Natasha salió, y la que ella pensó había sido destruida, en realidad sigue activa.

Esta película sigue la línea de Endgame poniendo énfasis en el anhelo de Natasha por tener una familia luego de una vida de soledad, convirtiendo a Black Widow en la segunda superproducción hollywoodense “familia-céntrica” en llegar a nuestras salas en menos de un mes.

Con el “divorcio” de los Vengadores Natasha se encuentra a la deriva hasta que su reencuentro con Yelena la lleva a hacer equipo con su “familia” original falsa, incluyendo a los agentes que fingieron ser sus padres durante una operación en los ’90 (David Harbour y Rachel Weisz), cuando Natasha y Yelena eran solo niñas, antes de que ambas sean llevadas a la “Habitación Roja” para ser reprogramadas como Viudas Negras.

Irónicamente, a pesar de que Natasha es la protagonista del filme, aún se ve compartiendo pantalla con personajes que por momentos le roban el filme, en particular Yelena gracias a la enormemente entretenida actuación de Florence Pugh (que se las arregla para crear momentos de gran impacto emocional a pesar de que habla con un ligeramente caricaturesco acento “ruso”) y Harbour como Alexei, el “padre” original de Natasha y Yelena y una especie de Capitán América soviético caído en desgracia.

Aunque no es que la película no haga cosas interesantes con Natasha, como revelar una aparente fascinación por James Bond y en particular Moonraker, o que Johansson no esté a la altura de sus compañeros de reparto; la actriz hace un gran trabajo en los momentos más emocionales y en particular en una escena cerca del final en la que despliega carisma e intimidación durante un duelo psicológico con el villano del filme, interpretado con genuina amenaza por un eminentemente odioso – en el sentido intencional – Ray Winstone.

En cuanto a acción la cosa es un poco más mixta. La dirección de Cate Shortland por lo general es decente, la mayoría de las peleas son una buena imitación de las de la saga Jason Bourne con buena claridad y fluidez a pesar del estilo tembloroso, a lo documental, con que se presentan, y hay una impresionante persecución por Budapest que trae una buena dosis de destrucción vehicular que siempre viene bien.

Pero en algunos momentos puntuales los efectos se sienten sorprendentemente falsos - algo que no suele ser un problema para Marvel – y la edición de las peleas más frenéticas a veces se siente incompleta, como si cada tanto una toma necesaria se pierde en el montaje y los golpes o choques se sienten sin impacto.

Y el clímax del filme es decepcionante, pasando de una interesante secuencia de infiltración y un duelo intelectual con el villano a la típica escena de destrucción aérea marca registrada de Marvel, con un despliegue de efectos visuales de gran escala y bajo impacto; es básicamente una versión menos lograda del final de El Soldado del Invierno, y resulta algo preocupante que Marvel comience a plagiar sus propias películas así.

Aún así la premisa de la “Habitación Roja” y su instrumentalización de jóvenes mujeres es provocadora – similar a la impresionante película de acción surcoreana La villana –, la relación de Natasha con los momentos más oscuros de su pasado como asesina es intrigante aunque algo superficial, y el filme brilla en lo que Marvel mejor sabe hacer: poner personajes entrañables en pantalla y dejar que su química cree escenas conmovedoras y divertidas.

Y también es digno de celebrar el hecho de que Marvel por fin se atrevió a traer de vuelta – con un siniestro montaje de iconografía de espionaje y geopolítica al son de un “cover” lento de Smells Like Teenage Spirit de Nirvana - las secuencias de créditos de introducción, algo que a los filmes del “universo Marvel” les faltaba desde hace tiempo y que filmes de cómics de la década del 2000 como Spider-Man 2 o Hulk tenían como algunos de sus momentos más icónicos.

Black Widow tiene sus defectos, algunos bastante molestos, pero sirve como un digno adiós al personaje de Scarlett Johansson e insinúa un futuro interesante con la incorporación de un talento arrollador como el de Florence Pugh.

---------------------------------------------------------------------------

BLACK WIDOW

Dirigida por Cate Shortland

Escrita por Eric Pearson

Producida por Kevin Feige

Edición por Leigh Folsom Boyd y Matthew Schmidt

Dirección de fotografía por Gabriel Beristain

Banda sonora compuesta por Lorne Balfe

Elenco: Scarlett Johansson, Florence Pugh, David Harbour, Rachel Weisz, Ray Winstone, Olga Kurylenko, O-T Fagbenle, William Hurt, Michelle Lee, Nanna Blondell, Ever Anderson

Lea más: Horarios de “Black Widow” en cines de Paraguay