“Alerta roja”

La superproducción más cara de Netflix es una gran pérdida de dinero y tiempo, una comedia de aventuras y acción inepta, insufrible y carente de humor.

Ryan Reynolds, Gal Gadot y Dwayne Johnson en "Alerta roja", disponible en Netflix.
Ryan Reynolds, Gal Gadot y Dwayne Johnson en "Alerta roja", disponible en Netflix.Frank Masi

(Disponible en Netflix)

Alerta roja es la película más creativamente estéril del año, y probablemente la superproducción hollywoodense más artísticamente vacía desde la “remake” de El Rey León de 2019.

Es una película que se apoya totalmente en la química imaginaria de sus tres grandes figuras centrales y en su gigantesco presupuesto mal gastado, esperando que la burda ostentación de dinero en sus impresionantes locaciones y el peso de los nombre de Dwayne Johnson, Ryan Reynolds y Gal Gadot sean sustitutos suficientes para acción de calidad o un guion ingenioso.

De más está decir que no lo son. La película tiene un manto de artificialidad que hace que todo el dinero gastado en locaciones y efectos especiales se sienta desperdiciado, y los tres actores protagónicos se ven totalmente perdidos en la que es una de las peores películas de sus respectivas filmografías.

La historia sigue a John Hartley (Johnson), un agente del FBI que persigue a un ladrón de arte llamado Nolan Booth (Reynolds). Luego de que finalmente Booth es capturado luego de robar una reliquia del Antiguo Egipto, una ladrona de fama mundial conocida como “el Alfil” (Gadot) roba la reliquia y hace que la culpa caiga sobre Hartley y Booth, por lo que ambos se ven obligados a trabajar juntos para limpiar sus nombres y recuperar su libertad.

Alerta roja costó 200 millones de dólares, lo mismo que Titanic o Tenet, más que la reciente y diez mil veces más espectacular Duna; y solo un poco menos que Avatar o las asombrosas dos primeras secuelas de Piratas del Caribe.

La única conclusión a la que uno puede llegar al contrastar ese presupuesto con la película que se puede ver en Netflix es que la producción es una gigantesca operación de lavado de dinero, porque más allá de los sin duda infladísimos salarios de los protagonistas, no hay nada en pantalla que haga que esa cifra tenga sentido.

O lo más probable es que simplemente sea la consecuencia de poner una enorme cantidad de dinero a disposición de gente que no tiene la más mínima idea de cómo usarlo.

La película comienza con una impresionante vista panorámica de Roma, y la cámara se lanza en picada hacia las calles en un dinámico movimiento hasta llegar a nivel del suelo y seguir a tres patrulleras policiales con las sirenas encendidas y yendo a toda velocidad. Uno pensaría que esa bombástica y sin duda carísima toma de dron es el punto de inicio de una emocionante persecución... pero no, es solo una toma inexplicablemente complicada para mostrar a las patrulleras yendo a estacionar en la entrada de un museo.

Mientras tanto, Escuadrón 6, otra producción original de Netflix que es una mezcla de acción con comedia y protagonizada por Ryan Reynolds que comienza en Italia, sí comienza con una ridículamente destructiva y enormemente entretenida persecución, y es en general una película infinitamente superior. Y costó 50 millones de dólares menos.

El director Rawson Marshall Thurber, un realizador originalmente especializado en comedias – como la genial Dodgeball de 2004 – devenido en realizador de mediocres películas de acción, parece incapaz de tomar firmemente las riendas de una producción cuya escala claramente lo supera.

Una torpe persecución a pie con peleas en un museo, un escape de prisión sin tensión ni emoción... la acción de la película carece de flujo, dinamismo o cualquier tipo de personalidad. Una breve secuencia dentro de una arena de toreo en España es increíble en su ineptitud, fácilmente el peor y más artificial uso de pantallas verdes y escenografía digital desde las precuelas de Star Wars.

El clímax de la película incluye una persecución que recuerda a una escena similar en la jungla en Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal, probablemente la peor escena de acción jamás dirigida por Steven Spielberg... pero la escena de Alerta roja es mucho peor; su única ventaja en comparación con la escena de Calavera de Cristal es que es más corta.

Pero la acción es solo parte de la apuesta de Alerta roja, que claramente presenta a su elenco como su as bajo la manga. Dwayne Johnson, Gal Gadot, Ryan Reynolds, tres de las estrellas más grandes en un Hollywood en el que el concepto tradicional de la “estrella” y su importancia en general ha caído muchísimo.

El problema es que dos de esos tres no actúan en la película, y la tercera actúa mal.

Dwayne Johnson no actúa en Alerta roja. De hecho Dwayne Johnson no ha actuado de verdad desde 2013. Dwayne Johnson no interpreta a un personaje en Alerta roja, interpreta a Dwayne Johnson; su John Hartley es solo otra versión del mismo héroe rudo pero bonachón, ocasionalmente sarcástico pero totalmente antiséptico que viene interpretando en todas las películas en las que aparece.

Dwayne Johnson solía actuar, y ojalá vuelva a actuar alguna vez porque cuando lo hacía era muy bueno.

Ryan Reynolds no actúa en Alerta roja, hace de Ryan Reynolds; o al menos de la versión de Ryan Reynolds que sus apariciones en programas de entrevistas o su cuenta de Twitter venden al mundo, una máquina inagotable de chistes malformados y referencias a la cultura pop. Sus talentos se ven, una vez más, desperdiciados.

Gal Gadot sí actúa en Alerta roja, y claramente le pone mucho empeño a su papel de una ladrona internacional sin escrúpulos, pero el papel le pide una versatilidad que simplemente no tiene, y sus intentos de ser convincente como mujer fatal se sienten forzados.

La única miembro del elenco que sale relativamente bien parada de la película es Ritu Arya como la agente de Interpol a cargo de perseguir a Hartley y Booth. Arya, quien ya se robó su buena cantidad de escenas en la serie The Umbrella Academy, le da algo de personalidad a lo que bien podría ser un personaje totalmente olvidable.

Alerta roja es el Dolittle de 2021. El Rey León de 2021. El despilfarro hollywoodense en su expresión más inepta. Es casi un milagro estadístico que tantas personas hayan trabajado en una película con tanta inversión sin que ninguna de ellas pudiera hacer nada para impedir la catástrofe que terminó en nuestras pantallas.

----------------------------------------------------------------------------

<b>ALERTA ROJA (</b><i><b>Red Notice</b></i><b>)</b>

Dirigida por Rawson Marshall Thurber

Escrita por Rawson Marshall Thurber

Producida por Rawson Marshall Thurber, Dwayne Johnson, Hiram García y Beau Flynn

Edición por Julian Clarke y Michael L. Sale

Dirección de fotografía por Markus Förderer

Banda sonora compuesta por Steve Jablonsky

Elenco: Dwayne Johnson, Ryan Reynolds, Gal Gadot, Ritu Arya, Chris Diamantopoulos, Ivan Mbakop, Vincenzo Amato

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05