“Madre/Androide”

Aunque su conclusión no está a la altura de su excelente primera mitad, este thriller post-apocalíptico se justifica cargándose de drama interesante, escenas de tensión muy bien logradas y una muy buena actuación de Chloë Grace Moretz.

Madre/Androide película Chloe Grace Moretz
Chloë Grace Moretz en "Madre/Androide", disponible en Netflix.Hulu

(Disponible en Netflix)

Aunque el título suena como uno que alguien le pondría a su proyecto mientras se le ocurre un nombre de verdad, la película de suspenso post-apocalíptico Madre/Androide es una interesante sorpresa que llegó por lo bajo a Netflix la semana pasada.

La historia trascurre en un futuro cercano en que la humanidad ha creado androides inteligentes que aparentemente utiliza como sirvientes. “Aparentemente” porque los únicos androides que vemos antes de que el mundo se derrumbe en la película son mayordomos, y la película nunca entra en demasiados detalles sobre su versión del mundo, lo que es al mismo tiempo una ventaja y un defecto suyo.

Una joven pareja, Georgia (Chloë Grace Moretz) y Sam (Algee Smith) acaban de descubrir que Georgia está embarazada cuando una señal misteriosa comienza a destruir artefactos tecnológicos y los androides se vuelven violentamente hostiles contra los humanos.

Solo unos meses después, Estados Unidos parece haber sido reducido a una colección de campamentos y ciudades fortificadas donde los humanos son asediados por androides asesinos. Sam y Georgia, que a esa altura ya está a punto de dar a luz, intentan llegar a Boston, donde supuestamente hay barcos que rescatan a civiles y los llevan a Asia, pero para llegar deben cruzar terreno dominado por los androides.

El poco detalle en que la película entra sobre la rebelión de los androides de hecho juega a su favor en su primera mitad, en la que más allá del prólogo no se ve a un solo robot asesino, sino que la película se maneja solo con sugestión, hablando de ellos y de la amenaza que suponen, aumentando sutil pero efectivamente la tensión de la situación.

Durante esa primera mitad, la película se centra más en el drama central de Georgia, Sam y la inminente llegada de su hijo, y el guion del director debutante Mattson Tomlin deriva su conflicto no de los enfrentamientos ni huidas desesperadas propias del género post-apocalíptico, sino de la tensión entre los dos protagonistas sobre los pasos a tomar.

De forma elegante, la película teje una interesante red de dilemas para nuestra pareja protagonista. Constantemente las circunstancias los obligan a sopesar la lejana, casi abstracta meta de la supuesta seguridad y salvación de Boston contra refugios más inmediatos pero con sus propias desventajas.

Un campamento militar con su propia doctora o una casa abandonada pero en buen estado los tientan a quedarse y asegurar que Georgia va a dar a luz en un lugar relativamente seguro, pero al mismo tiempo dejar que el bebé nazca antes de llegar a Boston haría prácticamente imposible llegar a la ciudad, ya que la misma se encuentra rodeada por kilómetros de “tierra de nadie” patrullada por robots y un bebé recién nacido que podría comenzar a llorar en cualquier momento echaría por tierra cualquier intento de pasar por allí con sigilo.

Es buen drama, y la película lo acentúa con el buen trabajo de Moretz y Smith como una pareja que no logra estar en sintonía a pesar de lo mucho que se preocupan el uno por el otro; y con algunas escenas de acción bien logradas dentro de las limitaciones de lo que claramente fue un presupuesto bastante bajo.

Lastimosamente la película pierde mucho de su impulso una vez que los androides toman más protagonismo, ya que Tomlin parece no tener una idea clara de qué hacer con ellos una vez que salen de las sombras y se vuelven amenazas tangibles, conformándose con presentarlos como hordas de zombis o versiones baratas del Terminator, según requiera la escena de turno.

Una vez que el alcance de la historia se expande más allá de Georgia y Sam, la decisión inicial de la película de no dar detalles sobre el mundo pre revolución o lo ocurrido en los meses desde que los robots se rebelaron acaba siendo contraproducente, haciendo que el mundo de la película se sienta vacío y artificial.

No es que la película se descarrile por completo - bien vale la pena un vistazo la próxima vez que uno entre a Netflix y se encuentre buscando algo qué ver -, pero una segunda mitad que se siente mucho más copiada de un sinnúmero de otras películas post-apocalípticas, con un giro predecible y antagonistas aburridos, es algo decepcionante teniendo en cuenta lo inteligente y bien armada que esa primera mitad es.

--------------------------------------------------------------------

MADRE/ANDROIDE (Mother/Android)

Dirigida por Mattson Tomlin

Escrita por Mattson Tomlin

Producida por Mattson Tomlin, Matt Reeves, Bill Block, Rafi Crohn, Adam Kassan y Charles Miller

Edición por Andrew Groves

Dirección de fotografía por Patrick Scola

Banda sonora compuesta por Michelle Birsky y Kevin Olken Henthorn

Elenco: Chloë Grace Moretz, Algee Smith, Raúl Castillo, Kate Avallone, Tamara Hickey, Jon F. Merz, Hana Kim, Jason Bowen

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.