“Lightyear”: mucho espectáculo pero sin la magia habitual de Pixar

Una versión humana del juguete protagonista de “Toy Story” Buzz Lightyear encabeza una película que intenta crear una historia de ciencia ficción para todo público con ideas y conceptos más maduros, pero se olvida de cargar el impacto emocional que siempre diferenció a Pixar del resto de sus competidores en la animación hollywoodense.

Lightyear película
"Lightyear" se estrenó esta semana en cines de Paraguay.Walt Disney Pictures

Lightyear es un recordatorio más de que Pixar ya no es la fuerza intocable del cine animado que solía ser décadas atrás, cuando producía obra maestra tras obra maestra casi sin interrupción.

El estudio aún es más que capaz de producir películas del mismo calibre que las de su era dorada de la década del 2000, como hizo este año con la excelente Red y en años recientes con Soul o Intensa-Mente, pero también ha caido en ambiciosos fracasos como Un buen dinosaurio o filmes simplemente mediocres como Buscando a Dory, Unidos... o Lightyear.

La premisa de Lightyear es engañosamente sencilla, y se explica bien en un par de líneas de texto al principio de la película: esta es la película que Andy, el niño dueño de los juguetes de Toy Story, vio en 1995 e hizo que quisiera un juguete de Buzz Lightyear. La historia sigue al “ranger” espacial Lightyear (Chris Evans) mientras intenta lograr encontrar la forma de escapar del planeta hostil en que él y su tripulación quedaron varados, en parte por culpa suya.

Ciencia ficción sin tiempo para la emoción

La película no se siente en absoluto como una película de aventuras del tipo que habría salido en 1995 – lo que tiene sus aspectos positivos, como los elementos de inclusión y diversidad que tanto revuelo han causado antes del estreno del filme, aunque en realidad son una parte muy pequeña de la película como lastimosamente suele ser el caso cada vez que Disney hace amagos de hacer inclusión de diversidad sexual en sus filmes.

Lea más: Horarios de “Lightyear” en cines de Paraguay

Las inspiraciones cinematográficas de Lightyear son mucho más modernas, y en particular al principio se siente como una versión infantilizada del Interestelar de Christopher Nolan, jugando con cuestiones similares de dilación temporal y la consecuencia de que cada vez que Buzz sale al espacio a hacer un vuelo de prueba de hipervelocidad, el viaje que para él trascurre en minutos en realidad dura años en el planeta donde su gente está varada, por lo que cada vez que vuelve sus amigos y su estimada comandante han envejecido años.

Que la película juegue con conceptos científicos tan interesantes y complejos, incluso en la forma simplificada en que lo hace, es admirable, pero también al igual que Interestelar, la trama emocional que acompaña a la ciencia ficción es manejada con algo de torpeza y prisa innecesaria.

Donde quizá hubiera sido bueno que la película se tome su tiempo en dejar que Buzz y el público asimilen el impacto del tiempo perdido y la sensación de culpa que Lightyear siente al ver cómo sus amigos envejecen y mueren en un planeta inhóspito por lo que el considera un error suyo, la película lo saca de lado rápidamente con un breve montaje y un rápido escape hacia la segunda parte del filme, mucho menos interesante, en la que Buzz hace un último salto mucho más grande hacia el futuro y descubre que la colonia humana que dejó está siendo asediada por una misteriosa amenaza robótica.

En esa segunda parte, la película se asienta en una aventura mucho más tradicional que ocasionalmente hace débiles intentos de encarar las cuestiones dramáticas interesantes de la primera mitad, en particular con la revelación del villano de la película, pero un giro que podría haber sido muy potente acaba pasando sin pena ni gloria, de nuevo porque la película no se toma el tiempo de explorar a ese villano más allá de lo absolutamente superficial.

Tampoco ayuda el hecho de que más allá del gato robot Sox (Peter Sohn), el único personaje secundario que consistentemente logra hacer reír, el resto del elenco que acompaña a Buzz en esa segunda mitad no es demasiado memorable.

Con todo eso, ni siquiera el absolutamente imponente espectáculo que la película logra conjurar con su impresionante presentación visual o los momentos de muy sólida acción que ocurren de vez en cuando – hay un breve momento muy emocionante hacia el final que emula muy bien uno de los momentos más intensos de Interestelar, y en general las secuencias de suspenso en el espacio están finamente editadas para darles el máximo de tensión - logran salvar a Lightyear de la distinción de ser una de las películas más olvidables de la filmografía de Pixar.

Calificación: 2/5

---------------------------------------------------------------------------------

LIGHTYEAR

Dirigida por Angus MacLane

Escrita por Angus MacLane y Jason Headley

Producida por Galyn Susman

Edición por Anthony Greenberg

Dirección de fotografía por Jeremy Lasky e Ian Megibben

Banda sonora compuesta por Michael Giacchino

Elenco: Chris Evans, Keke Palmer, Peter Sohn, James Brolin, Taika Waititi, Dale Soules, Uzo Aduba, Mary McDonald-Lewis, Isiah Whitlock Jr., Efren Ramirez, Bill Hader

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.