“Los crímenes de la academia” desperdicia un misterio y actuaciones interesantes

El trabajo de un buen elenco de actores encabezado por un inspirado Christian Bale se pierde en una historia de misterios anémica y sin mucha sorpresa.

Los crímenes de la academia película Christian Bale
Christian Bale protagoniza "Los crímenes de la academia", estreno de Netflix.Netflix

(Disponible en Netflix)

Christian Bale, quien está atravesando una racha muy poco envidiable habiendo estrenado dos películas bastante malas en 2022 – Thor: Amor y Trueno, lo peor del universo Marvel hasta ahora; y la terrible Amsterdam de David O. Russell – vuelve a tener el dudoso honor de ser genuinamente bueno en una película que no está a la altura de sus talentos en un thriller de misterio que en principio atrapa pero cuyo poder de retención de la atención del público se va diluyendo con cada revelación y giro de la trama.

Basada en una novela de Louis Bayard, Los crímenes de la academia trascurre en 1830 y sigue a un exdetective viudo de la Policía de Nueva York, Augustus Landor (Bale), quien es convocado a la prestigiosa academia militar de West Point para la misteriosa muerte de uno de sus cadetes, que fue hallado colgado de un árbol y sin el corazón. En su investigación, Landor es asistido por otro de los cadetes de la academia, Edgar Allan Poe (Harry Melling).

Esta es una de esas películas que inmediatamente causan mala impresión, desde el momento en que el guion del director Scott Cooper no encuentra mejor forma de decirle al público quién es Landor que hacer que un personaje recite todo el currículum vitae del exdetective... al propio exdetective.

La cosa se pone interesante cuando Landor comienza a indagar sobre el misterio central, la muerte y mutilación del joven cadete, llevando al detective a moverse entre capas de secreto castrense bajo el gélido manto del invierno neoyorquino; en atmósfera, el trabajo de Cooper es intachable, y Bale hace un gran trabajo – mucho mejor que el guion – en hacer que el público entienda cómo es Landor y las penas que arrastra.

La película también hace desfilar por la pantalla a un impresionante elenco de grandes actores como Timothy Spall, Charlotte Gainsbourgh, Gillian Anderson, el siempre bienvenido Toby Jones y el inagotable Robert Duvall para darle un poco de brillo extra al manto superficial de prestigio que cubre al filme. La mayoría - con la excepción de Jones y Anderson – se limitan a roles muy esporádicos, pero igual es agradable ver a figuras de tanta jerarquía, aunque estén solo de paso.

El eslabón débil del elenco, lastimosamente, es Harry Melling como Edgar Allan Poe.

Melling, cuyo trabajo como el caricaturesco primo malo de Harry Potter ha dado lugar a trabajos extremadamente interesantes con los hermanos Coen en filmes como La balada de Buster Scruggs o La tragedia de Macbeth, aquí parece caer víctima no de una repentina falta de talento sino una dirección que no sabe qué pedirle, convirtiendo a su interpretación del legendario poeta Edgar Allan Poe en una figura que parece existir en una película distinta a la del resto del elenco.

Melling como Poe habla exclusivamente en prosa forzada, referencias literarias y metáforas poéticas, como si la película tuviera miedo de que el público deje de tener claro por un microsegundo que sí, este joven es el legendario escritor, y siempre habló, pensó y se comportó como tal. El efecto es interesante al principio por la forma en que contrasta con la actuación austera y retraída de Bale, pero pronto el contraste se vuelve irritante.

Muy gradualmente la película se va descomponiendo en un misterio doble que resulta ser mucho menos sorprendente e impactante que lo esperado, con los sospechosos más obvios y un final demasiado predecible.

Un giro final en el desenlace casi logra rescatar a la película, de nuevo principalmente gracias a que Bale se carga todo el filme sobre sus hombros y le da a la película una fuerza emocional que esta no se gana por sí sola, pero ni siquiera eso logra que al correr los créditos Los crímenes de la academia se sienta como un desperdicio de talentos.

Calificación: 2/5

-----------------------------------------------------------------------------

LOS CRÍMENES DE LA ACADEMIA

Título original: The Pale Blue Eye

Dirigida por Scott Cooper

Escrita por Scott Cooper (basada en una novela de Louis Bayard)

Producida por Scott Cooper, Christian Bale, John Lesher y Tyler Thompson

Edición por Dylan Tichenor

Dirección de fotografía por Masanobu Takayanagi

Banda sonora compuesta por Howard Shore

Elenco: Christian Bale, Harry Melling, Toby Jones, Lucy Boynton, Simon McBurney, Timothy Spall, Charlotte Gainsbourgh, Harry Lawtey, Robert Duvall, Fred Hechinger, Gillian Anderson, Joey Brooks

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.