Incertidumbre en política española

MADRID. El presidente del Gobierno español en funciones y candidato a la reelección, el socialista Pedro Sánchez, dio hoy por rotas las negociaciones con la coalición izquierdista Unidas Podemos (UP), lo que llena de incertidumbre el debate de investidura de la próxima semana en el Congreso. Incluso, se habla de nuevas elecciones.

El presidente del gobierno Pedro Sánchez (i) y el líder de Podemos Pablo Iglesias, durante una ronda de consultas para la investidura que el jefe del ejecutivo afronta avalado por la Ejecutiva del PSOE, para que intente negociar un Gobierno con posibles ministros independientes propuestos por Podemos, este mediodía en el Congreso de los Diputados.
Negociaciones bloqueadas.Juan Carlos Hidalgo

El debate en el Congreso para confirmar a Sánchez como jefe del Gobierno comenzará el lunes 22 de julio, y la primera votación será un día después. En caso de que el líder socialista no sea elegido por mayoría absoluta (176 síes), habría una segunda el día 25, en la que valdría una mayoría simple (más síes que noes).

Pero si persiste el bloqueo, España podría verse abocada a una repetición de las elecciones, lo que tal vez tendría lugar en noviembre.

El país ya vivió esa situación después de los comicios de diciembre de 2015, en los que el conservador Partido Popular (PP) ganó, pero no consiguió mayoría suficiente para forjar un gobierno y tuvieron que repetirse en junio de 2016.

PUBLICIDAD

Casi tres meses después de las elecciones del 28 de abril, en las que el Partido Socialista (PSOE) de Sánchez resultó ganador aunque sin mayoría en el Congreso, la formación de un gobierno sigue bloqueada debido a la complicada aritmética que dejaron los comicios, con el Congreso más dividido de los últimos cuarenta años.

El líder socialista consideró que el dirigente de UP, Pablo Iglesias, rompió de manera "unilateral” las negociaciones que mantienen desde hace semanas cuando este último consideró una "idiotez” la última propuesta de Sánchez para incluir en un futuro Gobierno a personas de la órbita de Podemos pero manteniendo el rechazo a una coalición.

Además, Podemos lanzó el viernes pasado una consulta a sus bases para tratar de determinar qué grado de apoyo hay a un pacto con los socialistas.

Sánchez consideró que esa consulta está "trucada”, ya que la pregunta sobre la que deben pronunciarse los inscritos en UP no se refiere a la última oferta socialista.

El PSOE ganó las elecciones de abril con 123 escaños en un Congreso de 350 diputados, por lo que Sánchez necesita tejer alianzas para continuar como presidente del Gobierno, pero un eventual pacto con UP (42 diputados) tampoco le vale.

Desde los comicios, las discusiones entre Sánchez e Iglesias se han centrado en el intento del primero por configurar un Ejecutivo monocolor con apoyo de UP y otros pequeños partidos regionalistas o nacionalistas, mientras que Iglesias ha insistido en formar parte de un Gobierno de coalición.

Sánchez recalcó el interés de Iglesias en conseguir ministerios en lugar de pactar primero un programa gobierno con medidas socialistas.

Sánchez debe intentar pactar con Unidas Podemos porque la otra opción hipotética, los liberales de Ciudadanos (C’s) dijeron desde un principio que no negociarían con los socialistas y, en gobiernos regionales y ayuntamientos, han preferido pactar con el conservador Partido Popular (PP) y el ultraderechista Vox.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD