Ataúdes de cartón para enterrar a los más pobres en Bolivia

Las familias más pobres de la ciudad boliviana de Santa Cruz, la mayor y la más afectada por la COVID-19 en el país, dan el último adiós a sus seres queridos fallecidos por la enfermedad en ataúdes de cartón, un apoyo del municipio frente a los elevados costes de los servicios funerarios.

Funcionarios de la Alcaldía de Santa Cruz, Bolivia, cargan un ataúd de cartón hacia un vehículo.
Funcionarios de la Alcaldía de Santa Cruz, Bolivia, cargan un ataúd de cartón hacia un vehículo.Juan Carlos Torrejón

Enterrar o cremar a un difunto por COVID-19 se ha vuelto casi un lujo, ya que el coste mínimo que cobran actualmente las funerarias en Santa Cruz, una ciudad con más de millón y medio de habitantes, es de unos 1.000 dólares.

Ante estos “cobros excesivos”, la Alcaldía cruceña contrató una empresa que elaboraba cajones para empacar fruta y ahora fabrica “cofres ecológicos” que se entregan gratuitamente a las familias más necesitadas para despedir a sus difuntos víctimas de la COVID-19.

”La ayuda que estamos brindando es para aquellas familias que de verdad lo necesitan y viven en situaciones difíciles y peor con un difunto es más complicado”, dijo a Efe el director de Cementerios de la Alcaldía cruceña, Ronald Romero.

Los féretros son sencillos, sin asas ni adornos, como los cajones de cartón con tapa, aunque tienen la forma de un ataúd convencional de madera.

PUBLICIDAD

Los ataúdes son “ecológicos”, de “fácil combustión” en el horno crematorio y aguantan un peso máximo de entre 100 a 120 kilos, señaló Romero.

El director de Cementerios de la Alcaldía de Santa Cruz, Ronald Romero, muestra un ataúd de cartón.

Además de los ataúdes, el municipio también brinda a estas familias un servicio gratuito de traslado del difunto hasta el cementerio o crematorio, indicó el funcionario.

”Al momento de autorizar la orden de entierro o cremación, nosotros hablamos directamente con la familia, se le explica que el servicio es gratuito y se coordina”, explicó.

PUBLICIDAD

Para esta tarea, la Alcaldía habilitó dos unidades que “van y recogen a los difuntos de los domicilios, hospitales o la morgue, donde se encuentren”, según Romero.

Hasta el momento alrededor de un centenar de familias han accedido a este servicio municipal.

Lea más: América Latina y el Caribe superan 150.000 muertos por COVID-19

Con unos once millones de habitantes, Bolivia reporta 1.942 decesos y 52.218 casos confirmados de la COVID-19, según los más recientes datos oficiales.

Santa Cruz, la región más poblada con más de tres millones de habitantes, es de lejos la que más casos presenta, con 756 fallecidos y 26.671 positivos confirmados, más de la mitad del total nacional.

La pandemia presenta una curva en el país con una tendencia ascendente y el Gobierno interino de Bolivia mantiene que el pico está aún por llegar, pues estima que se alcanzará entre finales de agosto y comienzos de septiembre.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD