Histórico acuerdo diplomático de los Emiratos Árabes Unidos con Israel

Israel y los Emiratos Árabes Unidos acordaron normalizar sus relaciones ayer, dentro de un acuerdo histórico y sorprendente que tuvo por mediador a Estados Unidos. “Comienza una nueva era en las relaciones entre Israel y el mundo árabe”, celebró el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

El primer ministro israelí Benjamín Netanyahu.
El primer ministro israelí Benjamín Netanyahu.

DUBÁI (AFP, EFE). “Es una victoria de la diplomacia”, dijo el embajador en Washington de Emiratos Árabes Unidos, Yusef al Otaiba, considerando que el acuerdo representa “un avance significativo” para las relaciones entre Israel y el mundo árabe.

El acuerdo fue anunciado por el presidente estadounidense Donald Trump.

“¡ENORME logro hoy! ¡Acuerdo de Paz Histórico entre dos de nuestros grandes amigos, Israel y los Emiratos Árabes Unidos!”, tuiteó Trump.

En otro mensaje en Twitter, el mandatario estadounidense publicó un comunicado conjunto entre EE.UU., los EAU e Israel.

PUBLICIDAD

“El presidente Donald Trump, el primer ministro Benjamin Netanyahu de Israel y el jeque Mohamed bin Zayed, príncipe heredero de Abu Dabi y vicecomandante supremo de los Emiratos Árabes Unidos, conversaron hoy y acordaron la completa normalización de las relaciones entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos”, señala el texto.

El asesor de seguridad nacional de Trump, Robert O’Brien, dijo durante una rueda de prensa que espera que pueda celebrarse “una ceremonia formal de firma” en la Casa Blanca “en un futuro no muy distante”.

“Tendremos que ver quién viene de los distintos países, pero yo esperaría que el primer ministro (israelí, Benjamin) Netanyahu viniera, y que también estuvieran en Washington o bien el príncipe heredero (de Abu Dabi, jeque Mohamed bin Zayed) u otro de los otros príncipes”, afirmó O’Brien a los periodistas en la Casa Blanca.

El asesor también opinó que, tras negociar este acuerdo, Trump “debería estar entre los favoritos a recibir el premio Nobel de la paz”.

PUBLICIDAD

Según informó la Casa Blanca, el acuerdo implica que las autoridades israelíes se comprometen a paralizar la anexión de territorio palestino ocupado en Cisjordania.

Preguntado al respecto, el asesor de Trump, Jared Kushner, respondió que cree que los israelíes “no actuarán” para anexionar territorio en Cisjordania “a no ser que haya un entendimiento entre Estados Unidos e Israel de que esa es la medida correcta en el momento correcto”.

El comunicado oficial del acuerdo con EAU señala que “Israel suspenderá declarar la soberanía sobre las áreas destacadas en la Visión por la Paz del presidente (Trump) y enfocará sus esfuerzos ahora en expandir los lazos con otros países en el mundo árabe e islámico”.

La llamada Visión de Paz es el plan presentado por la Administración de Trump, elaborado por Kushner y busca ser un paso hacia la pacificación en el conflicto palestino-israelí.

EAU es el tercer país árabe que establece relaciones diplomáticas con Israel, después de que Egipto firmara un acuerdo de paz con el vecino en 1979 y Jordania hiciera lo mismo en 1994, lo que abrió la puerta a la normalización de las relaciones tras las guerras árabes-israelíes de 1967 y 1973.

Según el ministro de Estado emiratí para las Relaciones Exteriores, Anwar Gargash, el acuerdo es un “paso valiente” que allana el camino hacia una solución de “dos Estados” para el pueblo palestino.

En Ramala, en Cisjordania, el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abás, convocó una reunión de emergencia de la dirigencia para valorar este sorpresivo acuerdo.

Según responsables emiratíes, las embajadas en ambos países se abrirán “en breve”.

Israel ha intentado en los últimos años mejorar sus relaciones y establecer una cooperación oficiosa con países árabes como Emiratos, Baréin o Arabia Saudita.

“La izquierda israelí y la del resto del mundo siempre dijeron que no se podría alcanzar un acuerdo de paz con los países árabes sin la paz con los palestinos (...). Por primera vez en la historia, Benjamin Netanyahu ha roto este paradigma”, reaccionó el Likud, la formación política del primer ministro.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD