Bolivianos celebran hoy elecciones en un intento por estabilizar el país

Tras los anulados comicios de 2019, por denuncias de fraude a favor del expresidente Evo Morales, Bolivia repite hoy la elección de un presidente, vicepresidente y la renovación del Congreso, en un intento por poner fin a las divisiones y estabilizar el país.

BOLIVIA
BOLIVIAGENTILEZA

LA PAZ (AFP, EFE). El economista Luis Arce, delfín de Evo Morales, y el expresidente centrista Carlos Mesa (2003-2005) son los candidatos con mayores opciones de ganar los comicios, luego de una campaña marcada por la polarización entre seguidores y detractores del exmandatario aymara, ahora refugiado en Argentina.

Arce marchaba primero en las encuestas de intención de voto, seguido por Mesa.

Los sondeos ubican en tercer lugar al derechista Luis Fernando Camacho, un líder conservador que lideró las protestas que condujeron a la dimisión de Morales, pero no supo capitalizar su momento de gloria.

Existen altas probabilidades de que la contienda electoral no se defina hoy y sea necesario un balotaje el 29 de noviembre.

PUBLICIDAD

La Constitución declara ganador en primera vuelta al candidato que obtiene mayoría absoluta o el 40% de los votos con 10 puntos de ventaja sobre el segundo. De lo contrario, habrá balotaje.

Los primeros resultados oficiales se conocerán unas tres horas después del cierre de las votaciones marcado para las 17:00.

Los bolivianos acudirán a las urnas divididos en dos turnos, por la mañana y la tarde, bajo el control de la terminación del número del documento de identidad.

Una de las principales misiones del ganador será afrontar el golpe de la pandemia contra la economía boliviana y la gobernabilidad.

PUBLICIDAD

Las elecciones también definirán la tendencia política que regirá en el país, y que su vez se verá inevitablemente reflejada en la política exterior boliviana.

Fraudes y postergaciones

Los comicios bolivianos están pendientes desde la anulación de los celebrados en octubre de 2019, en los que Morales fue declarado vencedor para un cuarto mandato consecutivo entre denuncias de fraude a su favor, que son investigadas penalmente y que él lo niega.

Irregularidades como el repentino cambio de tendencia en el recuento preliminar, que pasó de prever una segunda vuelta a dar el triunfo en primera ronda a Morales, desataron uno de los mayores conflictos en la historia boliviana reciente.

La salida de Morales dejó un vacío de poder, pues con él también dimitieron quienes podían sucederle constitucionalmente, hasta que luego de dos días, la entonces senadora Áñez activó un mecanismo sucesorio y asumió la Presidencia interina con el aval del Tribunal Constitucional.

La perspectiva era celebrar los comicios el 3 de mayo, pero sobrevino la pandemia de covid-19 y la fecha se movió primero al 6 de septiembre y luego al 18 de octubre, en medio de protestas del MAS de Evo, que acusó a Áñez de usar la crisis sanitaria para prorrogarse.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD