Médicos preocupados por alza de casos de covid y lenta vacunación en Honduras

Tegucigalpa, 11 jun (EFE).- Expertos en salud expresaron este viernes su preocupación por el aumento de casos de coronavirus en Honduras, que ya suma más de 244.000 contagios, mientras la vacunación avanza lentamente, a quince meses de la pandemia.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/MOAP76XDJFEHLLTLQPIEIIZQZI.jpg

"Definitivamente que preocupa, ya llevamos quince meses de estar con esta situación en el país y desde un comienzo vimos que la forma como se estaban manejando las cosas no nos iba a llevar a un buen resultado, porque se estaba improvisando", dijo a Efe el epidemiólogo hondureño Fidel Barahona.

Los 298 municipios de Honduras, país con 9,5 millones de habitantes, han reportado algún caso positivo a covid-19, por lo que el número de contagios, así como la tasa de letalidad, "se han incrementado en una forma muy importante", subrayó.

A un año y tres meses del inicio de la pandemia, el país centroamericano suma ya 244.295 casos de coronavirus SARS-CoV-2 y 6.567 muertos por la enfermedad.

Barahona señaló que la subida de contagios en Honduras podría ser resultado del período de vacaciones durante la Semana Santa, debido al aumento de la movilidad de las personas.

A ello se suma la aglomeración de personas en la entrega del nuevo documento de identificación por parte del Registro Nacional de las Personas (RNP).

PLAN MALÉVOLO

"Se han unido una gran cantidad de factores y creo que en este momento estamos peor que hace seis meses", indicó el experto, quien cuestionó el mal manejo de la crisis sanitaria por parte del Gobierno, que preside Juan Orlando Hernández.

En su opinión, en Honduras "hay todo un plan malévolo para no realizar una serie de acciones (en el marco de la pandemia) con el propósito de que esta cuestión explote desde el punto de vista de la cantidad de casos para (decretar) un confinamiento total de nuevo, justificar un control de la población y la no realización de las elecciones generales" en noviembre.

Bajar las cifras de contagio y decesos, según Barahona, requiere un esfuerzo sostenido, pero lo más importante es "un cambio total" de las autoridades al frente de la emergencia sanitaria.

"Hay que retomar todas las medidas de contención que ya están definidas y probadas, y que la población incorporé en su comportamiento corporal la utilización de las medidas de bioseguridad y comprar las vacunas para crear una barrera que nos permita hacer una contención del virus", explicó.

VACUNACIÓN AVANZA LENTAMENTE

Honduras ha recibido más de 520.000 dosis de vacunas contra la covid-19 y hasta ahora ha vacunado a más de 300.000 personas, pero según las autoridades, la próxima semana llegarán al país 212.000 dosis de Pfizer, compradas por el Gobierno.

El epidemiológico criticó la "lenta vacunación" y vaticinó que Honduras tardará "cuatro años" en vacunar a toda la población.

El presidente de la Asociación de Médicos del Seguro Social de la región noroccidental del país, Carlos Umaña, coincidió con Barahona en señalar la importancia de no bajar la guardia y cumplir con las medidas de bioseguridad para evitar más casos de contagios.

"La vacuna solo es un paliativo para no caer grave en un hospital, pero no quiere decir que no se puede contagiar”, indicó Umaña en declaraciones a periodistas.

El médico lamentó que en las últimas semanas Honduras ha venido procesado muy pocas pruebas PCR para detectar casos de covid-19 y recordó que el coronavirus "está vivito y coleando, no hay ninguna variación, la preocupación es extrema, no jugamos con pelota adelantada ya que seguimos mal”.

Umaña recomendó a las autoridades sanitarias vacunar con la dosis de Pfizer a los menores mayores de 12 años para que pueden retornar a las aulas de clases lo más pronto posible.

“Si no se vacunan a los niños, se perderá otro año lectivo en Honduras y eso no puede pasar”, subrayó Umaña, quien abogó también por la vacunación de los docentes.

El cierre de centros educativos en Honduras, donde hoy se conmemora el Día del Estudiante, por el coronavirus ha provocado que más de 850.000 niños no reciban clases porque no tienen un ordenador, ni internet, para llevar las clases a distancia y de manera virtual, según cifras oficiales.