Incendios en la Amazonía brasileña caen en julio, pero la tala sigue alta

La Amazonía brasileña registró 4.977 incendios en julio, una caída del 26,8 % frente al mismo mes de 2020 (6.803) tras dos meses de aumento, según anunció este lunes el Gobierno, que, no obstante, admitió que no consiguió cumplir su meta de reducción de la deforestación en el último año.

Un área en llamas en la selva del Amazonas, en el estado brasileño de Pará, en agosto.
Un área en llamas en la selva del Amazonas, en el estado brasileño de Pará.CARL DE SOUZA

De acuerdo con los datos divulgados por el Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE), los incendios en la mayor selva tropical del mundo dieron una tregua en julio al caer a su menor nivel para el mes desde 2018 (4.788) tras dos meses seguidos de aumento.

El INPE había contabilizado 2.308 incendios en la Amazonía en junio, con un aumento del 2,6 % frente al mismo mes de 2020 y el mayor número para el período desde 2007. Y en mayo habían sido 1.166 incendios, un número en un 40,6 % superior al del mismo mes de 2020 y el mayor para el período desde 2007.

Como la temporada de incendios comienza en junio, cuando la sequía favorece la expansión de los focos de fuego, los ambientalistas temían que Brasil pudiera registrar un récord de incendios en 2021, ya que en 2020, con 103.161, el número había sido el mayor desde 2017 (107.439).

Pero la desaceleración en julio terminó reduciendo el número de incendios acumulado en el año. Según el INPE, la Amazonía acumuló 11.862 incendios entre enero y julio de este año, con una reducción del 25 % frente a los siete primeros meses de 2020 (15.981) y el menor número para el período desde 2015 (9.166).

Lea más: En jaque la seguridad climática del planeta por la destrucción de la Amazonía

Pese a la reducción de los incendios, una de las principales causas de la deforestación de la Amazonía, el vicepresidente de Brasil, Hamilton Mourao, admitió este lunes que el Gobierno no cumplirá la meta que se había impuesto para reducir la tala en el ecosistema.

"El ciclo de medición de la Amazonía terminó el 31 de julio y probablemente no vamos a cumplir la que sería nuestra meta, que era reducir la deforestación en un 10 %. Creo que la reducción será de entre el 4 % y el 5 %. Es algo muy pequeño, irrisorio, pero ya es un avance", afirmó a los periodistas.

Mourao es el director del Consejo Nacional de la Amazonía, órgano responsable por las políticas de preservación en la región y que hasta ahora ha centrado su estrategia en el envío de militares a la selva para ayudar en el combate a la tala y a los incendios.

De acuerdo con el INPE, la Amazonía perdió 10.861 kilómetros cuadrados de cobertura vegetal entre el 1 de agosto de 2019 y el 31 de julio de 2020, una extensión en un 7,13 % superior a la del año inmediatamente anterior y la mayor desde 2008.

Y la tendencia es que la tala crezca en 2021. Según los cálculos preliminares del INPE, en el primer semestre de este año la deforestación afectó 3.609 kilómetros cuadrados de la Amazonía, un 17,1 % más que entre enero y junio de 2020 y la mayor devastación para el período en los últimos 6 años.

Según las organizaciones defensoras del medioambiente, al actual ritmo, la deforestación en la Amazonía crecerá en 2021, por tercer año consecutivo, y alcanzará más de 10.900 kilómetros cuadrados.

La alarmante cifra es atribuida por las ONG a las omisiones del presidente brasileño, el líder ultraderechista Jair Bolsonaro, defensor de la explotación de los recursos naturales en la Amazonía, incluso en reservas indígenas, y que flexibilizó la fiscalización de actividades que amenazan el medioambiente, como minería y comercio de madera, en su mayoría practicado de forma ilegal en esa región.