Egipto, el mediador del problema palestino

Los posibles cambios en la política exterior del futuro gobierno de Brasil podría afectar las relaciones con el Estado Palestino, sin embargo eso no impidió al embajador Ibrahim Alzeben hablar sobre otros aspectos relacionados al gobierno que representa.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/NKOXAUHHORC7PAMZQQEKU4PXSY.jpg

Absolutamente ningún problema podrá ser solucionado sin que se llegue a un acuerdo previo con el grupo integrista Hamas, quienes desde el 2007 mantienen el control administrativo y militar de la Franja de Gaza.

Egipto es quien está muy próximo a convertir en realidad un acuerdo total entre la Autoridad Palestina con sede en la Cisjordania y Hamas.

Para ello el presidente palestino Mahmud Abbas viajará a Egipto, oficialmente para un evento internacional pero lógicamente también para darle forma al posible acuerdo interno palestino.

PUBLICIDAD

"Abbas viaja a El Cairo como invitado especial para asistir a un Festival Internacional de la Juventud en El Cairo y por supuesto que la ocasión también servirá para que se reúna con el presidente Sisi y así ajustar detalles al plan egipcio que podría acercar a Hamas y a la Autoridad Palestina, paso fundamental para lograr cualquier tipo de acuerdo en el futuro".

"Egipto está haciendo un gran esfuerzo para conciliar las posiciones y aunque no hay nada que se pueda hacer público, nosotros agradecemos eso".

Con relación al plan de paz pretendido por Donald Trump, Alzeben afirmó "no aceptaremos ningún plan que excluya a Jerusalén Oriental ni la cuestión de los refugiados".

Se menciona con insistencia que el presidente norteamericano presentará a fin de año un plan de paz del cual no se conocen detalles, salvo rumores no confirmados.

Otro punto que fue mencionado en la charla con el embajador palestino concurrente para el Paraguay fue la aproximación de las últimas semanas de Israel con los países árabes del Golfo Pérsico, Omán, Emiratos Árabes Unidos y Bahrein, tal vez todos preocupados por la sombra iraní que sobrevuela con insistencia la región.

Como parte de esta agenda, la semana pasada, Benjamín Netanyahu y el jefe del Mossad viajaron a Omán para reunirse con el sultán Qabus. 

En los Emiratos, la ministra de Cultura y Deportes, Miri Regev, realizó una visita a la mezquita Sheij Zayed mientras el himno israelí sonaba en una competencia de judo en Abu Dabi y el ministro de Transportes anunciará la posible construcción de una línea ferroviaria entre Haifa en la costa del mar Mediterráneo y el Golfo, en Omán la semana próxima.

Sin mostrar mucha preocupación, Alzeben dice que esto "es parte de los esfuerzos de aproximar puntos de vistas y de toda manera cualquier acercamiento tiene que conducir al final de cuentas a una solución pacífica, negociada y basada en el derecho internacional. Todo tiene que encajar dentro de esta lógica".

Con Irán como factor común de las preocupaciones de los Estados árabes sunitas, Israel y Estados Unidos, no podíamos dejar de preguntar cual sería la preferencia del Estado Palestino entre los dos gigantes del mundo musulmán, uno sofocado por la paulatina pérdida de beneficios del Acuerdo Nuclear (Irán) y el otro acorralado por las pruebas y acusaciones tras el asesinato del periodista disidente Jamal Kashoggi (Arabia Saudita).

"Son cosas totalmente diferentes y nuestras relaciones con Arabia Saudita y con Irán son excelentes. Arabia Saudita para nosotros es como la madre de los países árabes, es un país fundamental en la ecuación regional".

Ibrahim Alzeben anunció que en breve la Embajada Palestina ya estará abriendo sus puertas en Asunción. Paralelamente, el día miércoles 31 de octubre pasado, la Embajada de Israel en Asunción cesó sus actividades tras el incidente diplomático de inicios de setiembre pasado.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD