Chile: Ex jefe del Ejército, cómplice crímenes tras Golpe

SANTIAGO DE CHILE. El juez Mario Carroza acusó al ex jefe del Ejército chileno, general retirado Juan Emilio Cheyre, de cómplice de los 15 crímenes cometidos en el regimiento de La Serena por la denominada Caravana de la Muerte.

La denominada Caravana de la muerte, fue la comitiva militar que recorrió el país tras el golpe de Estado de septiembre de 1973.

El 16 de octubre de ese año, Cheyre era lugarteniente del comandante de regimiento, general Ariosto Lapostol, quienes recibieron a la misión encabezada por el general Sergio Arellano.

Quince opositores fueron sacados desde sus celdas y sin juicio previo fueron fusilados en el patio del regimiento, y luego sus depositados en una fosa común negándose la entrega delos cuerpos a los familiares.

Pese a los testimonios, Cheyre fue siempre un “intocable” en la larga transición a la democracia; siempre defendió su inocencia, y su palabra fue más fuerte que las denuncias de los familiares de detenidos desaparecidos. Caso omiso hizo el ex presidente Ricardo Lagos (2000-2006), quien lo escogió en 2002 para dirigir el Ejército.

PUBLICIDAD

Ni siquiera su responsabilidad de mando fue cuestionada en la muerte por congelamiento de 43 conscriptos, obligados a marchar bajo la nieve.

Se decía que tenía un fuerte ascendiente sobre la tropa, queera respetado por sus pares, y los gobiernos de la transición apreciaban el rol que cumplió frente al dictador Augusto Pinochet, cuando se negaba a someterse a los tribunales de justicia, tensionando a La Moneda.

Pinochet había regresado envalentonado tras los 503 días de arresto en Londres y no hacía caso de las órdenes del juez Juan Guzmán, quien acumuló más de 300 querellas en su contra. Cheyreviajó junto al entonces jefe institucional, general Ricardo Izurieta, y le advirtió al anciano líder que si no se sometía ala justicia el ejército le restaría su apoyo.

Ya una vez a cargo del Ejército, Cheyre proclamó el “NuncaMás” de los militares por los atropellos cometidos y se comprometió a profesionalizar la institución. Se iban a cumplir30 años desde el golpe de estado.

PUBLICIDAD

En 2006 terminó su carrera militar y pasó a convertirse endirector del centro de estudios políticos de la Universidad Católica.

En 2010 el presidente Sebastián Piñera lo nombró al frente del Servicio Electoral (Servel), pero las presiones de la sociedad civil lo obligaron a renunciar, aunque se mantuvo en el directorio.

En ambas funciones se encontraba cuando Carroza dictó enjulio del año pasado orden de procesamiento y arresto. La Universidad Católica le aceptó de inmediato su renuncia, pero el Servel demoró la decisión hasta el 16 de enero de 2017. El poder de Cheyre había minado. Hoy, el abogado de las familias de las víctimas, Cristián Cruz, celebró la acusación: “A pesar de todo el poder del Ejército y la autoridad civil que apoyaron con fiereza a Juan Emilio Cheyre, deben aceptar esta resolución de los tribunales dentro del marco de un justo y debido proceso”.

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD