Los niños de la gruta “no son héroes”

BANGKOK. Los doce niños que rescatados dela gruta Tham Luang “no son héroes ni malos, son simplemente niños a los que les ocurrió un accidente”, dijo a la prensa el gobernador Narongsak Osatanakorn, responsable de los auxilios.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/UXP7JCA3NRDCJCWVPFMUIKMS3I.jpg

“Ahora que millones de personas los conocen, creo que al crecer se convertirán en buenos ciudadanos y contribuirán a la sociedad en la medida de sus posibilidades”, añadió Narongsak Osatanakorn.

Los niños perdieron unos dos kilos durante su odisea, pero llegaron conscientes y capaces de hablar al hospital tras el rescate, informaron hoy los médicos a cargo.

Sus condiciones de salud no provocan preocupación -confirmaron los médicos del hospital Prachanukroh de ChiangRai- pero probablemente hará falta una semana de cuarentena como precaución contra posibles complicaciones.

PUBLICIDAD

Uno de los niños, por su parte, presenta leves síntomas de neumonía. En general todos tienen una tasa de glóbulos blancos más alta de lo normal, que es un indicador de infecciones, pero todos están de buen humor y sin estrés particular.

Hoy, fuentes de los socorristas revelaron que la última parte de la misión de recuperación de los niños y su entrenador estuvo a punto de convertirse en tragedia, porque cedió de improviso la principal bomba de extracción de agua poco después del regreso a la superficie del último grupo rescatado.

Así se inundó rápidamente la gruta en las cercanías de la “tercera caverna”, la base intermedia de los auxilios, tanto que los últimos 100 socorristas empeñados en liberar la zona del equipamiento se apresuraron a salir, emergiendo luego de una hora.

El último de los médicos y buceador australiano que salió ayer de la cueva, Richard Harris (53), uno de los últimos en dejar el lugar, se enteró al aparecer en la superficie que su padre había muerto en Australia mientras él estaba en la gruta.

El hombre no estaba enfermo cuando su hijo partió hacia Tailandia, pero no se supo la causa de la muerte. Harris se había unido a los auxilios por pedido de otros buzos ingleses involucrados en la operación, anulando vacaciones ya programadas.

Su tarea fue decidir el orden de salida de los 12 niños y su entrenador, sobre la evaluación de su estado de salud.

Harris es admirado en el sector por su exploración de grutas en Australia y Nueva Zelanda. En 2011 tuvo que recuperar a una compañera de inmersión que se quedó sin oxígeno durante una inmersión en Australia, sacando su cuerpo a la superficie en una extenuante subida de ocho kilómetros.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD