¡Desastre ko Marito...!

Es solamente un título para lo que realmente miles o capaz millones de personas están atravesando por este momento con la economía actual del país.

Recuerdo años anteriores cuando mi celular sonaba cada día con ofertas de alta demanda de trabajos en multinacionales, con visiones de liderazgo y crecimiento que cualquier joven profesional sueña en tener en su currículum.

Recuerdo perfectamente 6 meses atrás, cuando seguía rechazando ofertas laborales de grandes compañías por tener compromiso con la empresa en la que trabajaba. La crisis económica está a flor de piel en todo el país, no solamente en la economía, también en la credibilidad social, en el comportamiento de sus ciudadanos y el medio en que vivimos está deteriorado.

Cuando alguien viene del Este del país y recorre sus calles, recordamos las grandes obras que generó el partido Colorado, y eso que fueron involucrados y acusados la familia Zacarías de millones y millones en robo. Buenas obras fueron ejecutadas, pero podría ser la ciudad modelo y todos sabemos por que no lo fuimos. Pero peor aún es venir a la capital del país donde la notoria pobreza esta a flor de piel, es increíble como una capital no tenga un solo barrio donde las rutas estén en forma.

PUBLICIDAD

La cantidad de personas en las calles mendigando, en un país donde el calor y la temperatura están cada vez peor, así como la ideología política de sus líderes. Desde el 2013 vengo de una forma rutinaria a la capital, y no veo progreso, solo se ve que cada vez estamos atravesando un proceso de decadencia. Siendo del este, norte o sur, me preocupa y nos deberíamos preocupar porque el país es nuestro.

Es una pena tener políticos que no hacen absolutamente nada, más que querer llegar al poder para llenar sus bolsillos con dinero que no les corresponde, y se olvidan de su prójimo que vive tan mal frente a sus propios ojos.

Pero no deberíamos solo culpar a los mandatarios, sino también a los mandatarios de nuestro propio hogar, donde niños y jóvenes llegan a la Universidad sin dominio de Matemática básica y conocimientos Sociales Básicos.

PUBLICIDAD

Del sueño de tener un país con la capital de oficinas corporativas y grandes inversionistas, estamos siendo un centro de lavado de dinero de grandes empresarios extranjeros, y un agujero de organizaciones sociales sin fines de lucro porque seguimos en un proceso y crecimiento nefasto de un país tercermundista.

Jonás Ortiz

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD