Diálogo social

El intercambio de información sobre temas de interés común entre el Gobierno, los empleadores y los trabajadores constituye el pilar fundamental del diálogo social. La gestión eficiente de conflictos a través del diálogo social, no depende únicamente de la intervención del Gobierno, puesto que tanto los empleadores como los trabajadores, poseen el mismo grado de responsabilidad.

El grado de empatía y la comunicación efectiva que pueda generarse dentro de este diálogo entre el empleador y los trabajadores, bajo la intervención del Gobierno garantizan el cimiento de la gestión de los conflictos. En ocasiones, las partes representadas por negociadores rechazan la empatía por considerarla un elemento que demuestra falta de carácter o sumisión, asumiendo así una postura hostil, lo cual no contribuye a la administración de los conflictos.

Otro elemento determinante es la comunicación, tal vez fácil de citarla pero difícilmente concebida como tal, ya que cada parte se interesa más por la emisión del mensaje que por la debida recepción de este.

PUBLICIDAD

Manifestaciones, huelgas y paros han contribuido a la creación de una cultura donde la gestión de los conflictos se determina por la “victoria” de una de las partes sobre la otra, como si se tratase de una cuestión bélica, sin considerar que lo que se pretende realmente es la comunión de intereses.

Es importante que el Gobierno marque realmente un camino diferente de gestión eficiente de los conflictos sociales, disponiendo del diálogo social como parte y no como simple espectador. Han sido demasiados los años en los que se ha malgastado esta herramienta fundamental para la sociedad y para la democracia participativa.

María del Pilar Callizo

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD