EE.UU. frena experimentos con gatos

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos frenó los experimentos con gatos y puso fin definitivo a esta práctica. Los gatos eran criados para una prueba contra toxoplasmosis y luego eran sacrificados e incinerados.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/B3DU2PJIVRBTRGMEMDU7NW5W3A.jpg

Los animales formaban parte de una investigación sobre toxoplasmosis, una enfermedad infecciosa que suelen tener mayormente los gatos.

La organización White Coat Waste Project, que lucha contra los experimentos con animales, había criticado duramente esta investigación en un informe.

El documento indicaba que para el proyecto de investigación se criaban anualmente hasta 100 gatos. A las ocho semanas, los gatitos eran alimentados con carne cruda con los agentes patógenos de la toxoplasmosis. Tras algunas semanas, se volvían inmunes, tras lo cual eran sacrificados e incinerados.

PUBLICIDAD

Esta práctica era "inútil e injustificada", criticaron los defensores de los animales. De acuerdo con el informe, el Departamento de Agricultura compró también animales en Asia y los mató para dar de comer sus restos a los gatos de laboratorio.

Los experimentos fueron llevados a cabo por el Servicio de Investigación en Agricultura (ARS, por sus siglas en inglés). Las autoridades estadounidenses informaron que desde septiembre pasado ya no infecta gatos con agentes de la toxoplasmosis ni los mata. Los 14 gatos sanos que aún viven en los laboratorios serán adoptados por empleados.

Los agentes patógenos de esta enfermedad suelen transmitirse por contacto con los gatos y la carne cruda. Una infección con toxoplasmosis no suele presentar síntomas ni consecuencias para las personas y la mayoría de los mamíferos. Sin embargo, puede ser peligrosa para recién nacidos, personas con sistema inmunológico débil y embarazadas.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD