Perritos "mozos" en café de Bangkok

Este café en Bangkok, la capital de Tailandia, tiene una característica muy especial. Cuando entras, vienen a saludarte una decena de perritos alegres, fuera de sí, saltando sobre sus inquietas patitas.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/7JJXNVYQANHP3EMYR7DV7FLSHY.jpg

Lo primero que se oye es la exclamación "ahhhhh" y luego una catarata de risas.

Los amantes de los corgis, una raza de perro pequeño, cuentan con una hora entera para jugar con las mascotas y tomarse fotos con ellas mientras se les sirve café o alguna otra bebida, a partir de los 7,80 dólares. El café se llama "Corgi in the Garden", Corgis en el jardín, y fue recientemente inaugurado en un suburbio de Bangkok.

Los cafés con perros y gatos son tendencia. En muchos locales se ofrece que los clientes jueguen con ellos si pagan un pequeño adicional por su pedido de comida o bebida, sobre todo en Tailandia, Japón u otros países asiáticos, donde esta propuesta ya lleva varios años. Pero abrir un café dedicado a una raza en particular no es nada común, al menos por el momento.

PUBLICIDAD

"En realidad yo no tenía pensado abrir un café corgi, pero mis dos corgis congeniaron y parieron nada menos que siete cachorros", cuenta la dueña del café, Tanchanok Kanawong.

"Luego le compré otros tres a un amigo, y fue una cantidad suficiente como para que compartieran su amor y ternura con otros", dice la mujer, de 36 años.

Desde que abrió sus puertas a mediados de enero, el café, que cuenta con un espacio abierto atrás para que los perros correteen, se ha vuelto bastante popular.

"Mi marido y yo visitamos otros cafés con perros en Tailandia, pero siempre tenemos que regresar aquí porque a mi esposo le encantan los corgis", comenta Yvonne Goh de Singapur. "Son muy tiernos."

Otros visitantes vienen para observarlos de cerca antes de adoptar un ejemplar de la misma raza.

"Estoy tentada de tener uno, aunque son más traviesos de lo que hubiera pensado", comenta Praveena Tantayanyong antes de decirle a un perrito que la mira pidiendo una galletita: "No tengo más".

Los corgis trabajan entre tres y cuatro horas por día, seis días por semana. "No esperaba que el café fuese tan popular, y no puedo exponerlos durante más horas", comenta Tanchanok, "Deben preservar su felicidad, como todos los perros".

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD