“#DesastreKoMarito”, símbolo y marca comercial en internet

Desde el arranque de su mandato, hace un año, la frase “desastre ko Marito” se hizo tendencia en las redes sociales sobre las propuestas y acciones del jefe de Estado. Hoy, la crítica se traslada incluso a la venta de productos, como remeras, a través de internet.

Mario Abdo Benítez
Mario Abdo Benítez.Gustavo Machado ABC COLOR

A la demanda, la oferta. Son varias las tiendas que ofrecen personalizar las remeras con la frase de “Desastre Ko Marito”, una etiqueta —hashtag— que persigue al Presidente desde antes de asumir el cargo. En una entrevista con un canal de televisión local inclusive llegó a decir que “él no era desastre”.

Hurgando en Twitter se puede encontrar que el primer usuario que pidió una remera con esa frase fue “Capitana Paraguay” (@yeontanpyo), el 27 de diciembre de 2018.

PUBLICIDAD

Una tienda llamada “Funny Paraguayan Tees”, o “remeras simpáticas paraguayas”, en la plataforma Amazon vende este producto por US$ 17,99, unos G. 109.000, más los gastos de envío.

Venta de la remera con la frase en Amazon.

Esta misma tienda vende un soporte para teléfonos y tabletas con la misma frase. Cuesta US$ 14,99 unos G. 91.000 más los gastos de envío.

PUBLICIDAD
Soporte de celulares y tabletas.

En la tienda de Facebook Marketplace se puede encontrar la remera con la frase por un costo menor: G. 55.000. La calidad de la tela también influye en el precio final y muchas tiendas pueden tomar los diseños sobre pedido.

Venta de la remera en el Facebook.

De nada le sirvió al equipo comunicacional de Abdo tratar de contrarrestar esta etiqueta con otra: “Oikoité Marito” (una traducción aproximada del guaraní sería ‘Marito es efectivo’), que rápidamente se degeneró en “Okaité Marito” (Marito se ‘quemó’), que justamente se realizó a través de seguidores pagados y “hurreros” en las redes sociales. Lo que comenzó como una humorada sobre la gestión del mandatario hoy es una oportunidad de negocios para muchos.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD