La puerta abierta a una muerte absurda

La muerte encontró de manera absurda a Carmen Vázquez, una joven estudiante de psicología. Según el parte policial, el colectivo de la Línea 2, empresa Guaraní SRL, en el que viajaba hizo un giro brusco sobre la calle Colón, en el centro de Asunción. El micro iba con la puerta abierta, lo cual está prohibido, y la joven salió expelida. Un golpe en la cabeza la mató.

Carmen Vázquez
Carmen VázquezFacebook

Ocurrió anoche en la intersección de las calles General Díaz y Colón. La víctima fue identificada como Carmen Vázquez Almada, estudiante de la carrera de Psicología en la Universidad Autónoma del Paraguay (UAP), quien falleció a consecuencia de un traumatismo de cráneo.

De acuerdo al relato, el conductor giró sobre la calle Colón a una velocidad poco prudencial, lo que causó que la joven -quien se disponía a bajar- perdiera el equilibrio y saliera despedida con fuerza del colectivo, que circulaba con las puertas abiertas.

La pasajera se estrelló contra el cordón de la vereda y, aunque fue asistida y trasladada a un centro asistencial instantes después, la herida que sufrió le produjo la muerte casi inmediata.

El conductor del colectivo, Cristhian David Díaz, quedó demorado en la Comisaría 1ª Asunción, a disposición de la Fiscalía Central. Esta mañana fue convocado para prestar declaración.

PUBLICIDAD

No es la primera vez que la empresa Guaraní SRL es noticia. Hay diversas publicaciones que exponen la irresponsabilidad de sus propietarios y la informalidad de sus unidades: desde pérdida de un tanque de combustible en plena circulación de una unidad o llevar pasajeros en zonas prohibidas hasta coches descompuestos y conductores que hablan por teléfono mientras conducen.

La carta de su profesor

Uno de sus profesores, José García, compartió en su cuenta de Facebook la triste historia del accidente y la publicación se convirtió en viral en cuestión de horas. Fue compartida más de 2.100 veces.

“Es una de esas muertes que nos acongojan pero a la vez nos parecen tremendamente injustas, no solo por el fallecimiento repentino de una joven que era una excelente estudiante y aun mejor persona, sino además porque se produce a causa de la irresponsabilidad de otros, que no respetan la vida y la integridad de los demás, y que hacen que esta noche una comunidad académica y una familia estén llorando por su pérdida. Ella habrá salido de su casa o su trabajo esta tarde con la idea de volver a reunirse con sus familiares, temprano a la noche. Sin embargo, ellos no la recibirán nunca más. Una joven entusiasta y llena de proyectos, con un trecho cortisimo para recibirse de psicóloga, encuentra un fin absurdo e innecesario de esta forma, sin haberlo buscado, y sin haber hecho nada para merecerlo. Yo lo encuentro simplemente injusto y absurdo, y les dejo el problema de explicar la temprana partida de Carmen a aquellos para quienes todas las vidas y las muertes de las personas, son parte de un “plan”. Yo, desde aquí, sólo deseo expresar mis sentidas condolencias a sus familiares y a la comunidad académica de la carrera de Psicología de la Universidad Autónoma del Paraguay. Siempre guardaré para mi lo mejor de tu recuerdo”, escribió el docente.

PUBLICIDAD

Arriesgar la vida de los pasajeros cuesta menos de G. 1 millón

Pedro Britos, viceministro de Transporte, dijo a ABC Color que, apenas tuvieron conocimiento del caso, pusieron en marcha un sumario a la empresa vinculada. Con respecto a las futuras sanciones a Guaraní SRL, expuso que dependerá del desarrollo de la investigación de la Fiscalía, ya que -teniendo en cuenta las características del suceso- habría responsabilidad del conductor y de la empresa.

La ley N° 2.016 de Tránsito y Seguridad Vial, en su artículo 82 inciso F, establece: "Queda prohibido en los vehículos en circulación fumar, escupir, sacar los brazos o partes del cuerpo fuera de los mismos, llevar pasajeros en las estriberas y mantener las puertas abiertas”. La multa por transgredir esta norma es de G. 843.400.

Colectivos en circulación con las puertas abiertas se encuentran entre las infracciones de tránsito más comunes en Asunción. La Ordenanza 479/10 establece como falta gravísima que los buses se pongan en movimiento sin antes cerrar ambas puertas. La multa por esta transgresión es de 11 jornales (G. 927.940).

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD