Funcionarios del Centro de Salud de Santiago organizan rifa para subsistir

SANTIAGO. Doce funcionarios del Centro de Salud de Santiago, contratados a través del Consejo Local de Salud, organizan una rifa para subsistir, pues desde hace seis meses no cobran sus salarios. Trabajadores de blanco, administrativos y de limpieza se niegan a seguir trabajando a raíz de que no cobran porque el Ministerio de Hacienda no realiza la transferencia de fondos.

El sorteo se realizará el próximo 8 de diciembre.
El sorteo se realizará el próximo 8 de diciembre.Miguel Rodriguez corresponsal

La Dra. Luz Estigarribia, directora del nosocomio dependiente del Ministerio de Salud Pública, dijo que los funcionarios ya se niegan a trabajar desde diciembre porque no están cobrando sus salarios. A raíz de la decisión tomada por los trabajadores, el servicio del Centro de Salud se ve resentido a tal punto que tendrán que suspender las guardias nocturnas y también las internaciones, porque no cuentan con el personal suficiente para cubrir las guardias.

La situación se puede agravar porque tampoco los 14 funcionarios contratados por el Consejo Regional de Salud cobran desde hace tres meses, pero están aguantando porque se les prometió que este mes van a cobrar todo lo que se les adeuda.

La directora dijo que ya presentó todos los documentos ante la municipalidad y también solicitó a la Octava Región Sanitaria que se gestione ante Hacienda el desembolso de los salarios caídos.

PUBLICIDAD

Por su parte, Ignacio Larre (PLRA), intendente de Santiago, dijo que están con las manos atadas porque el desembolso depende del Ministerio de Hacienda, pero que pese a los reclamos que hacen constantemente no tienen respuesta favorable.

Rifa solidaria

Para poder seguir subsistiendo, el personal del Centro de Salud organiza una rifa denominada ”Ayúdanos a seguir brindando nuestro mejor servicio a la comunidad”. El costo de cada tiquete es de G. 10 mil y el sorteo se realizara el 8 de diciembre próximo.

PUBLICIDAD

Para poder conseguir los premios, los propios funcionarios acudieron a varias personas para pedirles que les ayuden. Todos coincidieron en señalar que la situación ya es insostenible en sus hogares, donde tienen hijos y padres que sostener y ni siquiera pueden pedir créditos en las casas comerciales porque no pueden pagar sus respectivas libretas.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD