Patria Querida: Un conjuro contra el coronavirus, preparándonos para cuando esto pase

Hay una amenaza microscópica con nombre propio que se está robando la paz en todo el mundo. Paraguay se preocupa, se ocupa y se prepara para el anhelado día en que pueda celebrar en familia frente al Panteón de los Héroes, aunque esa fecha aún se presenta lejana en el horizonte y hoy esté prohibido reunirse y no es recomendable ni siquiera salir de casa. Paraguay ya está practicando, y hoy se viraliza un emotivo video al son de “Patria Querida”.

La bandera paraguaya flameaba en medio de los cientos de seguidores de la Virgen de los Milagros de Caacupé.
La bandera paraguaya flamea en medio de cientos de compatriotas. Hoy están prohibidas las aglomeraciones, pero los paraguayos cantan como un conjuro contra la enfermedad.ABC COLOR

Músicos, periodistas, reporteros gráficos, actores, playeros, repartidores y niños protagonizan hoy un emotivo video en el que transmiten esperanza, gratitud y orgullo en plena pandemia por el COVID-19. Con este gesto animan a sus médicos, voluntarios y al pueblo en general, recordándoles que “la raza paraguaya es ‘vencer o morir’”.

En medio de esta crisis vale la pena recordar que Paraguay se ha levantado de guerras devastadoras y ha producido los más ricos frutos en una tierra que fue cubierta alguna vez por sangre y pólvora.

A este pueblo herido lo ha levantado su propia gente una y otra vez. Este es un pueblo con identidad, estoicismo, orgulloso de su raza y decidido a hacer frente a cualquier amenaza que intente dañarlo. Se propuso en varias ocasiones levantarse y lo logró, no lo olvidemos.

PUBLICIDAD

Hoy, es esa misma gente la que se alista y dice presente ante la crisis causada por una nueva enfermedad que ya se ha cobrado vidas en el mundo. Es esa gente la que carga orgullosa en sus hombros a su país mientras pasa la fiebre.

Paraguay tiene hasta el momento 11 casos que dieron positivo al coronavirus, de los cuales uno ya fue dado de alta. Cerró sus fronteras e invitó a las familias a permanecer en sus hogares para evitar la expansión del virus. Cientos de sus médicos se encuentran de guardia, en guardia, porque les retumba en el corazón que “serán sus pechos las murallas” cuando se los llame a cumplir el gran deber.

Al Paraguay le cuesta no dar abrazos, no saludar con besos, no chocar los cinco, no poder hacer “mongaru”, no compartir el tereré. Pero demostró que le es fácil unirse, demostrar actos de solidaridad, de humanidad y con solo una mirada decirle al otro: “Esto va a pasar pronto”.

PUBLICIDAD

Cuando esto pase habremos aprendido una gran lección que nos encontrará más unidos. Cuando esto pase, esta canción tendrá un nuevo sabor al cantarla.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD