“Ser vecinos de Brasil es un mal negocio por ahora”, según infectólogo

Varios albergues de nuestro país presentan casos positivos del COVID-19, lo que genera preocupación e incertidumbre para las personas que dan negativo a los test y se encuentran en los mismos lugares. El infectólogo Eugenio Báez explicó que la cercanía con Brasil y la falta de medidas sanitarias estrictas en ese país se convierten en una bomba de tiempo que afecta duramente a nuestro país.

Eugenio Baéz Maldonado y Hernán Rodríguez.
Eugenio Baéz Maldonado y Hernán Rodríguez.ABC Color

El infectólogo destacó que actualmente es un mal negocio ser vecinos de Brasil atendiendo que el gobierno de Jair Bolsonaro no toma las medidas necesarias pese a la preocupante cifra que va ascendiendo cada día. Al mismo tiempo, aclaró que la situación de Paraguay es privilegiada por el bajo índice de fallecidos y casos “sin nexo”. Agregó que pese a la coyuntura brasileña, el Estado paraguayo debe hacerse responsable de los connacionales que están varados en el Puente de la Amistad.

A pesar de que la relación con Brasil es sumamente necesaria, principalmente en el ámbito comercial y económico, las medidas sanitarias de ese país carecen de firmeza, lo que llevó a tomar la determinación del Estado paraguayo de cerrar la frontera. Dicha situación se refleja en la cantidad de contagios y fallecidos, como así también en la cantidad de paraguayos que se contagiaron en el vecino país.

Baéz lamentó que la capacidad de respuesta del Ministerio de Salud en cuanto a la realización de test para los compatriotas que se encuentran en los albergues sea lenta, pero destacó que fue lo correcto habilitar los sitios de cuarentena para controlar la circulación comunitaria del virus.

Por su parte, el Dr. Hernán Rodríguez, director de Enfermedades Transmisibles, destacó que la ciudadanía está aplicando lo aprendido y exige que las medidas sanitarias sean realizadas, como así también se ve que la ciudadanía en general utiliza los tapabocas.

Indicó que el 30% de los que tienen el virus no presenta signos de la enfermedad y el 55% presenta síntomas leves, lo que representa que el 85% no se percata de que esparce el virus porque ni siquiera sabe que lo tiene.

Por último, ambos profesionales explicaron sobre la atención que realizarán de ahora en adelante los especialistas como los odontólogos. Rodríguez dijo que el profesional debe exigir al paciente que cumpla las medidas sanitarias, mientas que el Dr. Baéz reiteró de manera contundente que los especialistas que tienen contacto directo con sus pacientes deberían haber ingresado en la última fase de la cuarentena inteligente.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD