Operativos “gatillo fácil” se siguen repitiendo, pese a trágicos resultados

El procedimiento policial que culminó con un niño herido de bala ocurrido este fin de semana es más que un hecho aislado; forma parte de una historia que se repite, algunos con desenlaces fatales y otros que terminaron con lesiones y traumas difíciles de borrar.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/WZ7RPUGZTNDMTGV3RVRUJ7L5IM.jpg
ABC COLOR

Entre los casos fatales en los que se ven involucrados policías como victimarios y a menores como inocentes víctimas figura en sonado caso del 2011 en Ciudad del Este. En dicho suceso, el criminal proceder policial se vio agravado por el contexto en el que se produjo el asesinato de un niño de apenas 4 años.

Lea más: Gatillo fácil: padre sostiene que circulaba en regla

Según indica el expediente de dicho caso, los policías de Interpol Julio César Arévalos Amarilla, Eduardo Miguel Tintel Silva y Martín Valdez Silva habían detenido a una persona con orden de captura, pero la estaban extorcionando para liberarla, momento en que se produce un roce con otro vehículo en que viajaba el niño con sus padres y una hermana.

Los indicios recabados mencionan que los agentes policiales abrieron fuego contra el vehículo civil, llegando las balas a impactar contra el menor, que pese a ser llevado a un centro asistencia privado, terminó falleciendo posteriormente.

Este es uno de los pocos casos que llegó a una condena contra los uniformados, pero fue ínfima, ya que lograron una pena de apenas 2 años de prisión, los cuales ni siquiera debieron cumplir posteriormente ya que fueron beneficiados con suspensión de la condena. Paralelamente, tiempo después también se produjo el asesinato de un testigo clave del caso, lo que no hizo más que aumentar las sospechas contra los “gatillo fácil”, también sospechados de presuntos vínculos con un conocido narco de la zona.

Lea más: Falleció la niña baleada por agentes de Senad

Otro sonado caso ya más reciente es el de la niña de 3 años asesinada a tiros por agente de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) en un lamentable procedimiento plagado de irregularidades en la localidad de Nueva Italia. Este caso tuvo tal repercusión que en 2016 desembocó en la renuncia del entonces titular de la Senad, Luis Rojas.

La pequeña se encontraba participando junto a otros familiares de un paseo en camioneta por la propiedad de la familia en dicha localidad, cuando fueron sorprendidos por agentes de la Senad, que abrieron fuego a mansalva, hirieron de muerte a la niña, y también resultando herido el tío.

Tras una breve pelea final por su vida y ser diagnosticada con muerte cerebral, la pequeña falleció en el Hospital del Trauma de Asunción. En este caso fueron acusados los agentes antidrogas Nicolás Fernando Cáceres Oviedo, Christian Osmar Morán Galeano, Ignacio Alcides Sosa Pineda, Luis Ángel Servián Rotela y José Domingo López Orrego, para quienes aún no se pudo fijar una condena, ya el proceso judicial se vio plagado de chicanas.

En 2019 se produjo otro suceso que por milagro no terminó en una muerte de menores. En Areguá, un transporte escolar de niños fue interceptado por sujetos en un automóvil particular, lo que motivó la reacción de la conductora del minibús, que intentó huir.

Lea más: Policías “gatillo fácil” hieren a niñas durante persecución en Caacupemí

Esta reacción casi instintiva dio pie a una persecución con balacera incluida, en la que resultaron heridas con disparos de arma de fuego dos niñas de apenas 8 y 10 años en ese entonces, que afortunadamente lograron sobrevivir.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.