Absuelven a sacerdote de acusación de acoso sexual a joven parroquiana

Un Tribunal de Sentencia de San Lorenzo absolvió anoche al sacerdote Silvestre Olmedo de la acusación por acoso sexual a una joven en 2016. Alegó que el manoseo en los pechos y la espalda no es suficiente para comprobar tal figura penal. El fallo generó reacciones encontradas.

El sacerdote Silvestre Olmedo y detrás su defensor, el abogado Rodrigo Yódice.
El sacerdote Silvestre Olmedo y detrás su defensor, el abogado Rodrigo Yódice.

SAN LORENZO (Antonia Delvalle Castillo, corresponsal). El tribunal que absolvió al excura de la parroquia San José de Limpio estuvo integrado por los magistrados Letizia de Gásperi (presidenta), Dina Marchuk y Hugo Segovia. Solo la primera votó por la condena de dos años solicitada por el fiscal Luis Chamorro. Este agente había acusado al sacerdote por acoso sexual en perjuicio de quien era coordinadora de la Pastoral Juvenil, Alexandra Torres, en el año 2016.

“No hay dudas de que el 21 de septiembre de 2016, a las 16:00 horas, el acusado Silvestre Olmedo, cura párroco de la capilla San José de Limpio, manoseó a Alexandra Torres en la espalda y en los senos. Pero esto no es suficiente. Deben existir otros hechos que constituyan un hostigamiento”, expresó el magistrado Segovia.

En sus alegatos, la jueza Marchuk explicó que no existía una relación vertical o de dependencia entre la joven y el acusado. “El cura párroco no ejercía ninguna autoridad sobre la víctima. Formaba parte de la comunidad pastoral; no era dependiente del cura párroco”, agregó. Detalló que conforme al artículo 133 del Código Penal se analizó la tipicidad del hecho penal “se haya o no se haya dado”.

“El acoso se caracteriza por reiterados hostigamientos y persecuciones que tienen el objetivo –de– que la otra persona acceda a hacer aquello que se le exige insistentemente. Vemos que en esta situación no se dio. El cura párroco no presionó o intimidó de manera alguna a la víctima a tener relaciones sexuales”, aseveró.

PUBLICIDAD

Tanto Segovia como Marchuk minimizaron con sus alegatos el manoseo en los pechos y la espalda de la víctima, hecho que no fue desmentido sino también reconocido por el clérigo Olmedo, según un audio que fue presentado como evidencia durante el juicio.

Por considerarse un hecho “atípico y porque no sucedió en varias ocasiones”, consideraron que no fue suficiente para tipificarlo como acoso sexual.

“Asqueada” por la decisión

Alexandra Torres expresó estar “asqueada” por el pronunciamiento del Tribunal de Sentencia contra la acusación que presentó contra el padre Olmedo.

PUBLICIDAD

“Me da asco cómo miente. ¡Cómo puede ser que tanta gente le pueda creer! Me da asco todo lo que hace y todo lo que se fue a decir en el juicio. Cada palabra que dice me da asco; me dan ganas de vomitar”, refirió Torres tras el fallo judicial.

Por su parte, la madre de la denunciante, María Beatriz Torres, dijo: “Nuestra justicia es una mierda. No hay justicia en nuestro país. ¿Una tiene que ser realmente violada en reiteradas ocasiones para que le hagan caso?”. Las abogadas de “Alexa” Torres, Sonia Von Leppel y Mirta Moragas, anunciaron que apelarán.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD