Firma que explota quiniela no quiere informar sobre pago para veteranos

La empresa que explota la quiniela se niega a entregar informes sobre los pagos de tributos que debían entregar para veteranos de la Guerra del Chaco. Primero dijeron que no tenían por qué hacerlo y ahora que el impuesto no existe.

Javier Balbuena era titular de la Conajzar en 2015 cuando se otorgó la licencia a TDP y se aprobó un reglamento a medida.
Javier Balbuena era titular de la Conajzar en 2015 cuando se otorgó la licencia a TDP y se aprobó un reglamento a medida.Archivo, ABC Color

Escudándose en que no son fuente de información pública, la compañía Technologies Development of Paraguay (TDP), propiedad de la familia del expresidente Juan Carlos Wasmosy y encargada de la explotación de la quiniela, se niega a entregar datos sobre los tributos que debería haber pagado al Estado paraguayo.

Así quedó por asentado en una nota remitida por José Fernández Zacur, abogado de la empresa, a la Comisión Nacional de Juegos de Azar (Conajzar).

Dinero para veteranos

El ente regulador recibió un pedido de acceso a la información en una nota en la que se le preguntó sobre los pagos que realizaron las empresas que explotan los juegos de azar, para dar cumplimiento a la Ley 431/73, que estableció retenciones que debían ser destinadas a honorarios para excombatientes de la Guerra del Chaco.

La señalada ley, a través de sus modificatorias, determina que las firmas que explotan los juegos de azar debían retener un 10% de los premios superiores a G. 1.000.000. Esos montos debían ser dirigidos para los sueldos de honor de los veteranos y excombatientes.

Haciendo un ejemplo práctico, si una persona consigue un premio de G. 2.000.000, las empresas explotadoras deben retener G. 200.000 que deben ser entregados al Estado para mantener a los veteranos.

Ese dinero debía ser entregado durante los primeros cinco días del mes siguiente de la retención.

Cuando Conajzar recibió la solicitud de acceso a dicha información, respondió que no tenía a mano y por ello derivó a quienes tenían las licencias. Y fue ahí que surgió la negativa de la empresa de Wasmosy.

La respuesta de la empresa explotadora del mayor juego de azar del país fue que no tenía obligación alguna de entregar la información requerida por ser una firma privada.

Lo que la empresa de los Wasmosy olvidó es que los contratos firmados con el Estado tienen carácter de declaración jurada y ahí se comprometieron a cumplir con sus obligaciones tributarias.

Ahora dicen que ya se derogó

Dejando de lado el argumento inicial de la no obligación de entregar información, la empresa TDP emitió un comunicado en el que cambió de discurso y ahora dice que el impuesto fue derogado.

La obligación fue eliminada recién a partir del 31 de diciembre de 2019. La firma tiene la explotación de la quiniela desde 2015.

Es decir, deberían haber pagado los tributos durante cinco años. Hasta ahora no muestran los depósitos que deberían haber realizado.

juan.lezcano@abc.com.py