“Además de enfermos, estamos con hambre”, señala intendente de CDE

Las restricciones y medidas del Gobierno no sirvieron para frenar el contagio del covid-19. Ahora, en el Este, además de una población enferma, hay hambre y pobreza, dijo ayer el intendente de Ciudad del Este, Miguel Prieto, quien urge la reapertura de la frontera.

Un indigente camina en la vacía ruta  PY02, a metros del Puente de la Amistad, que hasta hace unos meses se llenaba de vehículos que entraban y salían del país.
Un indigente camina en la vacía ruta PY02, a metros del Puente de la Amistad, que hasta hace unos meses se llenaba de vehículos que entraban y salían del país.Archivo, ABC Color

CIUDAD DEL ESTE (Tereza Fretes Alonso, corresponsal). Desde que la frontera del país se mantiene cerrada, la actividad comercial se encuentra prácticamente paralizada, generando miles de desempleados.

En esta ciudad, una encuesta que se realizó desde la Municipalidad reveló que unas 64.000 personas perdieron sus ingresos, entre formales e informales.

El intendente Prieto mantiene sucesivas reuniones con su par de Foz de Yguazú-Brasil, Francisco Brasileiro, para buscar la reapertura del Puente de la Amistad.

La idea es demostrar que una gran masa poblacional de ambas ciudades ya contrajo la enfermedad, es decir, ya están en la fase de inmunidad de rebaño.

Además buscan establecer un sistema de asistencia sanitaria transforterizo para que ciudadanos paraguayos sean atendidos en Foz, donde los contagios están disminuyendo y por ende las camas hospitalarias se están liberando.

Conscientes de que la decisión está en manos de las autoridades a nivel del Gobierno central, buscan que los presidentes de ambos países se den cuenta del grave daño a la economía que causa mantener el puente de cerrado, señaló Prieto.

Esta semana se prevé una nueva reunión entre autoridades de la región para avanzar con el estudio de campo para determinar la cantidad de contagiados y la asistencia sanitaria.

Para el jefe comunal, el Gobierno falló en su plan para enfrentar la pandemia, pues los contagios no se frenaron y además ahora hay hambre y pobreza.

“El Gobierno se jugó por la política de aislamiento de tratar de evitar la mayor cantidad de contagio posible, pero eso generó la destrucción de la economía. Ahora tenemos dos problemas: estamos pobres y también enfermos. Hay gente pasando hambre y eso es una realidad que era algo impensable en Ciudad del Este; quién se iba imaginar que alguien iba estar pasando en esta ciudad”, lamentó.

También se quejó de la falta de respuesta sanitaria, pues los hospitales no fueron puestos en condiciones y para esta zona del país ni siquiera se enviaron suficiente insumos. Dijo que en este escenario, al menos se va a solucionar parte del problema si se reabre el puente. “Estoy plenamente de acuerdo en reabrir el puente para solucionar por lo menos uno de los problemas que es la hambruna y la falta de ingreso”, indicó. Admitió que eso no significará una solución inmediata. Estimó que se tardará entre dos o tres años para recuperar la economía, pero dijo que mientras más tiempo se mantenga cerrada la frontera, la crisis se irá agudizando.

Representantes de diversos gremios de empresas y comercios de esta zona del país vienen exigiendo una serie de medidas para la reactivación económica de las ciudades fronterizas.

Además de la reapertura del Puente de la Amistad, piden créditos accesibles, cancelación de deudas moratorias y punitorias, y la aprobación de una Ley de Competitividad de Comercio de Frontera.

Piden protocolo como Brasil-Uruguay

Empresarios y comerciantes que se movilizaron masivamente en CDE el pasado sábado exigen al Gobierno una serie de medidas en pos de la reactivación, que incluye reabrir el Puente de la Amistad. Los manifestantes criticaron duramente al presidente de la República, Mario Abdo Benítez, alegando que la gente ya está pasando hambre y se está al borde del estallido social

Un comerciante de la zona céntrica que despidió a casi 500 trabajadores dijo que necesitan que se instale una mesa de diálogo con el Gobierno para discutir un protocolo de reapertura de frontera, como tienen Brasil y Uruguay.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD