¿Itaipú decidió recurrir a otro desembalse?

A pesar de que la posibilidad del manejo arbitrario del nivel del embalse de Itaipú fue eliminado del acuerdo ANDE/Electrobras del 13 de diciembre de 2019, que sustituyó a la sigilosa “Acta de Acuerdo” del 24 de mayo del mismo año, según las cifras que consignaba ayer en su página web el Operador Nacional do Sistema Elétrico (ONS) del Brasil, estas operaciones, que exceden las decisiones meramente técnicas o unilaterales, fue incorporada a la rutina de la entidad binacional.

La foto de archivo provoca la sensación de que el embalse rebosa, sin embargo ayer estaba con 217,3 msnm.
La foto de archivo provoca la sensación de que el embalse rebosa, sin embargo ayer estaba con 217,3 msnm.Archivo, ABC Color

El ONS del vecino país tenía apuntado ayer, en horas de la tarde, bajo el título nivel, el siguiente dato: 217,33 (metros sobre el nivel del mar -msnm-).

La actitud casi instintiva de muchos ciudadanos cuando tropiezan con datos “demasiado técnicos”, permite que, muchas veces, adopten como “normales” situaciones absolutamente irregulares. Por ejemplo, que la cota, nivel o altura del embalse sea 217 msnm o, lo que es peor, ¿a quién importa que el reservorio de Itaipú tenga tres metros menos o tres más de agua?

Con el propósito de demostrar que 217 msnm es una cota irregular en Itaipú, optamos por recorrer algunos tramos más del archivo del Operador Nacional do Sistema Elétrico do Brasil y nos encontramos que en 2018, las aguas del embalse de la central paraguayo/brasileña tenían 220,11 msnm.

En otras palabras, la colosal masa de agua que contiene ese muro de 120 metros de altura, que conocemos como represa de Itaipú, tenía ayer casi tres metros por debajo de la cota que había sido decidida como normal y conveniente para un correcto funcionamiento del conjunto y que los desembalses o “deplecionamientos” deben ser “excepcionales” y de corto plazo.

PUBLICIDAD

Cualquier relato cronológico de estos desembalses en Itaipú probarán que la abrumadora mayoría de las veces fue para beneficiar al sistema brasileño, pese a que las aguas también son binacionales, paraguayas en un 50%.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD