Se esfumaron US$ 80 millones en INC y ahora analizan usar otra vez fueloíl

Se “invirtieron” US$ 80 millones en INC principalmente para cambiar el sistema de combustión, de fueloíl a pet coke, pero ahora analizan volver a comprar fueloíl, tras la declaración desierta de la licitación del combustible sólido, por altos precios. Hacen un nuevo llamado por la vía de la excepción, pero ofertas siguen siendo elevadas.

La INC tiene actualmente una lluvia de quejas por parte de sus clientes, porque la empresa estatal no está abasteciendo la demanda. Además, hay especulación en el mercado.
La INC tiene actualmente una lluvia de quejas por parte de sus clientes, porque la empresa estatal no está abasteciendo la demanda. Además, hay especulación en el mercado.Archivo, ABC Color

Como si no tuviera problemas, la Industria Nacional del Cemento (INC) actualmente está teniendo serios inconvenientes para comprar pet coke o coque de petróleo, combustible que utiliza en su horno de clínker de la planta de Vallemí tras la adecuación en su sistema de combustión, que permitió usar además de combustibles líquidos, también sólidos. En esa “inversión”, la estatal destinó la mayor parte de los US$ 80 millones provenientes de la colocación de bonos soberanos, pero ahora quieren volver al viejo método de producción, es decir, seguir quemando fueloíl.

Esto indica que en la INC habrían fracasado los proyectos que se iniciaron con la promesa de aumentar la producción y disminuir los costos, que hasta hoy no ocurre, pues incluso hay faltante de cemento. El propio presidente de la empresa, Ernesto Benítez, admitió ayer a nuestro diario que se podría volver al viejo sistema de producción. “Aunque el petróleo bajó, el coke está subiendo mucho, porque se produce poco en este tiempo y lo que hay, compran todo China y Japón. El precio del producto es más barato, pero el costo de la producción ya va quedando sin margen a favor del coque. En cualquier momento puede llegar a ser más rentable quemar fuel de nuevo”, dijo Benítez ante la consulta de ABC.

El 2 de setiembre pasado, la INC tuvo que declarar desierta la licitación para la compra 30.000 toneladas de pet coke, porque los oferentes presentaron precios que sobrepasaban incluso hasta un 77% el precio de referencia de la convocatoria, de acuerdo a la resolución a la cual accedió nuestro diario.

Por este motivo, la empresa estatal volvió a lanzar un llamado por vía de la excepción, el pasado miércoles, para comprar “por urgencia impostergable” al menos 7.000 toneladas del producto, que hasta hoy aún no se adjudicó, según Benítez. El viernes último, la estatal recibió las propuestas de tres empresas, que también propusieron precios siderales (entre 425 y 297 dólares por tonelada).

PUBLICIDAD

Sobre este último llamado, Benítez señaló: “Está en evaluación. En estos días ya saldría la adjudicación. La cantidad solicitada es de 7.000 toneladas. El precio final informaremos apenas salga la adjudicación, pero podemos adelantar que es menor a los precios ofertados recientemente en la licitación que declaramos desierta”. En este sentido, apuntó que las empresas que se presentaron son Los Trigales, Kuatiapo y Swiss Singapore, que ofertaron 425, 415 y 297 dólares por cada tonelada de coke, respectivamente. “Todos los documentos los subiremos a la página de la Dirección Nacional de Contrataciones cuando se resuelva la licitación”, indicó.

Además, se le consultó si el Gobierno anterior “vendió espejitos” con el cambio de combustible de la INC, justamente de pet coke a fueloíl, y resaltó: “No creo, porque el coke es un combustible muy utilizado en el mundo cementero y también metalúrgico, entre otros. Así también, si nos fijamos en los precios, hay una notable diferencia entre ambos (coke y fueloíl). Lo que no sé si estaba en los cálculos es la variación del tipo de cambio, que igualmente afecta a los dos productos”.

Dijo que INC cuenta con coke para cubrir la producción hasta octubre y stock de fueloíl para varios días.

Causa abierta en Fiscalía

PUBLICIDAD

El Ministerio Público abrió en su momento una carpeta para investigar el uso de los US$ 80 millones por parte de la INC, que al parecer cayeron en saco roto. El fiscal que tiene la causa es Jorge Arce.

Por otro lado, además de presuntos delitos que pudieron haberse cometido, no cesan las quejas por parte de clientes de la estatal, porque esta no está abasteciendo la demanda que se tiene en este momento y denuncian que incluso deben esperar hasta un mes para que se les entreguen las cargas. Gremios del sector de la construcción manifestaron hace unas semanas que la escasez del cemento ya está afectando a las diferentes obras públicas.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD