Sobreseen a asaltabancos por error de la Fiscalía

El famoso asaltabancos Amado Ramón Benítez fue sobreseído de la causa que investiga el asalto y robo de G. 724 millones en una sucursal del Banco Visión, ocurrido el 18 de mayo de 2010. Fue al arranque de su juicio oral y a raíz de una declaración indagatoria inválida.

Amado Ramón Benítez, cuando fue detenido en 2016.
Amado Ramón Benítez, cuando fue detenido en 2016.ABC COLOR

El Tribunal de Sentencia, integrado por los jueces Jesús Riera, Juan Pablo Mendoza y Fabián Weinsensee, anuló la acusación de la Fiscalía por falta de una declaración indagatoria válida a Amado Ramón Benítez. En consecuencia, el imputado fue sobreseído por esta causa, informó el periodista de ABC Carlos Ortega.

Es que el acta indagatoria carecía de una descripción de los hechos atribuidos al sospechoso; tampoco refería el tipo penal atribuido al asaltabancos, explicó a los medios el defensor público Carlos Arce, quien representó a Amado Benítez en el proceso y en el juicio que se inició y terminó hoy en la etapa de incidentes.

“El Tribunal estableció que hubo una violación a garantías constitucionales y legales (...) Y en base a eso dispuso la nulidad de la indagatoria. Y al no existir otra indagatoria (...) entonces se declaró la nulidad de la acusación y, por ende, el auto de apertura”, refirió Arce.

Según la acusación de la Fiscalía, Amado Ramón Benítez fue el cerebro del asalto a la sucursal de Visión Banco de Santa Rosa del Aguaray, en mayo de 2010, cuando una banda de criminales se alzó con G. 724 millones.

Nota relacionada: Identifican al cerebro de la banda que asaltó banco en Santa Rosa

Igualmente, el afamado asaltante, apuntado como el líder de una banca de atracadores de carros blindados, está preso y cuenta con una condena a 18 años de prisión dictada el año pasado por Tribunal de Sentencia de Ciudad del Este.

Lea también: Condenan a 18 años a líder de banda dedicada a asaltar transportadores de caudales

Benítez fue sentenciado por los hechos punibles de homicidio doloso en grado de tentativa, robo agravado en grado de tentativa, asociación criminal y resistencia, tras un fallido intento de robo con derivación fatal en Minga Porã.