Alivio para comerciantes

SALTO DEL GUAIRÁ (Rosendo Duarte, corresponsal). La frontera entre Salto del Guairá-Mundo Novo-Guairá fue habilitada en las primeras horas de ayer bajo una mansa lluvia.

Un número interesante de turistas llegó a Salto de Guairá y realizó compras, ayer.
Un número interesante de turistas llegó a Salto de Guairá y realizó compras, ayer.Archivo, ABC Color

La capital de Canindeyú, la ciudad comercial más afectada por el cierre de frontera con el Brasil, respira aliviada desde la víspera, con el ingreso de un importante número de turistas brasileños que se registró, a pesar de la lluvia. Aun con el dólar alto, se espera que se reporte un leve pero importante repunte de ventas.

El permiso de circulación de turistas era ansiado hace meses, puesto que la clausura de fronteras ha tenido impacto en el corazón de la actividad económica de la ciudad, el comercio. Según la municipalidad local, al menos 6.000 personas emigraron durante la prolongada cuarentena y se espera que regresen paulatinamente, a medida que el movimiento comercial aumente.

“Salto siempre tuvo sus altibajos, pero esta pandemia no se compara ni con aquella vez que se inundaron los saltos del Guairá (1982). Muchas familias perdieron todo y se fueron porque esto sorprendió de manera brutal”, recordó el intendente local, Carlos César Haitter.

Salto del Guairá perdió 12 mil puestos de empleo, lo que provocó la clausura temporal de al menos 1.300 locales comerciales, en su mayoría del rubro de “turismo de compras”, actividad que representa el 90% de la economía local, según fuentes.

PUBLICIDAD

Por la excesiva dependencia de dicha actividad, los voceros de empresarios consideraron que esta ciudad fue la más perjudicada.

lea también:

Comercio fronterizo cobra vida con la reapertura del Puente de la Amistad

Intenso movimiento en Pedro Juan Caballe

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD