CODI descabeza célula del EPP que secuestró a O. Denis

Los tres terroristas eliminados el viernes de noche por el Comando de Operaciones de Defensa Interna (CODI), en la falda del Cerro Guazú de Amambay, son los mismos que secuestraron hace dos meses al exvicepresidente Amancio Óscar Denis Sánchez.

De izq. a der.: Los prófugos Jorgelina Silva Cáceres y  Samuel Silva Cáceres; y el padre de ambos, el ahora ya fallecido Lucio Silva. Contra la esposa de este último, Elisa Escolástica Cáceres, hay orden de captura por secuestro. Otro hijo del mismo  matrimonio, Claudelino Silva Cáceres, fue abatido en 2014.
De izq. a der.: Los prófugos Jorgelina Silva Cáceres y Samuel Silva Cáceres; y el padre de ambos, el ahora ya fallecido Lucio Silva. Contra la esposa de este último, Elisa Escolástica Cáceres, hay orden de captura por secuestro. Otro hijo del mismo matrimonio, Claudelino Silva Cáceres, fue abatido en 2014.

El Gobierno finalmente confirmó ayer la identidad de los tres secuestradores ultimados por seis militares de una de las tres patrullas del CODI que fueron movilizadas el viernes de noche, ante la información obtenida acerca del eventual desplazamiento de miembros de la banda Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

La célula del EPP que estaba conformada por al menos ocho elementos pretendía llegar a su guarida, ubicada probablemente en la cima del Cerro Guazú, que a su vez queda en el departamento de Amambay, pero en el límite con el departamento de Concepción, a 70 kilómetros en línea recta de Pedro Juan Caballero, 53 kilómetros de Capitán Bado, 50 kilómetros de Azote’y y 54 kilómetros de Yby Yaú.

Él, su esposa y sus hijos

Uno de los delincuentes ultimados es Lucio Silva, de 61 años, nacido en Cororo’i (San Pedro), el 13 de diciembre de 1958. Operaba con el alias de Arturo.

Este integró la banda que en 1997 intentó robar la bóveda del Banco Nacional de Fomento (BNF) de Choré, causa por la que estuvo preso unos años.

Fue posteriormente investigado por el secuestro de María Edith Bordón de Debernardi, ocurrido en 2001, y cayó preso por violación en 2006.

Se encontraba prófugo desde el año 2012, cuando participó del ataque a una columna de la FOPE que patrullaba un monte de Arroyito.

Su hijo, Claudelino Silva Cáceres (22), fue abatido en 2014, en la noche del plagio de Arlan Fick Bremm. Su esposa, Elisa Escolástica Cáceres de Silva (58), tiene orden de captura por el secuestro del menonita Franz Wiebe Boschman, registrado entre 2016 y 2017.

Sus otros dos hijos, Samuel Silva Cáceres (27) y Jorgelina Silva Cáceres (24) aún integran el brazo armado del EPP. De hecho, esta última es la actual mujer del cabecilla de la banda, Osvaldo Daniel Villalba Ayala (37).

Ostentaba el rango de “teniente”

Otro secuestrador muerto es Esteban Marín López, de 36 años, nacido Horqueta (Concepción), el 7 de mayo de 1984.

Ostentaba el rango de “teniente” en filas del EPP, al que se incorporó en 2012, pero como apoyo logístico. Su bautismo de fuego fue en 2013, cuando mataron al jefe de la comisaría 3ª de Horqueta, comisario principal Manuel Enrique Escurra Acosta. Lo conocían como “Teniente Rafa”.

Ya como jefe de una de las células del grupo armado asesinó al matrimonio alemán conformado por Robert Natto y Érika Reiser, a quienes obligó a arrodillarse y abrazarse y luego les disparó con una pistola, al cabo de las 10 primeras horas de su secuestro producido en 2015 en su estancia de Yby Yaú.

En 2019 apareció en un video en el que leía un comunicado del EPP. También comandó el rapto del exvicepresidente de la República, Amancio Óscar Denis Sánchez, el 9 de septiembre último en Bella Vista Norte, causa por la cual había sido imputado recientemente por el Ministerio Público.

Secuestrado por sus propios hermanos

El otro maleante fallecido es Rodrigo Argüello Larrea, de 24 años, nacido en Loreto (Concepción), el 14 de mayo de 1996.

Era apodado Puchu. Fue incorporado a la fuerza al EPP el 21 de julio de 2017, cuando tenía 21 años de edad, al ser secuestrado cerca de su casa de Arroyito con su hermano menor, Jhonny Argüello Larrea, quien tenía 15 años y también obligado a convertirse en terrorista. Los autores del reclutamiento forzoso fueron sus otros hermanos, Luciano, en ese tiempo de 25 años, y Benicio, quien tenía 23 años.

De los cuatro hermanos Argüello Larrea, solo queda vivo Luciano, ya que Benicio y Jhonny aparecieron muertos el 7 de junio de este año en la misma zona del Norte.

lea también:

Al otro lado de la estancia Tranquerita

Fusil robado de uno de los ocho militares masacrados

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD