Fuerte impacto económico de la brucelosis en ganadería

Una investigación realizada por docentes de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNA sobre el impacto que puede causar la brucelosis bovina en el hato de nuestro país, no solo demuestra que su prevalencia es importante, sino también que el daño económico podría llegar hasta los US$ 40 millones en el año.

La vaca de la raza Brahman cuidando de su cría.
La vaca de la raza Brahman cuidando de su cría.Diego Peralbo, ABC Color

El trabajo fue desarrollado por los doctores y docentes investigadores Alexander Szwako González y Melissa Tomassi Van Koppenhagen, dentro de proyecto presentado ante el Conacyt, y donde se explica primeramente que es la enfermedad, causas y otras aristas de tal forma a conocer el problema que según el informe han encontrado en algunos establecimientos hasta casi 30 por ciento de presencia de la enfermedad.

También en la citada investigación se ha realizado un cálculo económico considerando los datos recogidos de un establecimiento donde por cada 1.000 vacas se determinó una probable pérdida económica anual de entre 7.826 – 11.087 USD, dependiendo de la tasa de prevalencia media o máxima. Si estos mismos resultados proyectamos a la población bovina nacional (14.800.000 aproximadamente) las pérdidas económicas anuales al sector ganadero estarían aproximadamente en 40.994.789 USD. solamente por causa de la brucelosis.

¿Qué es la brucelosis?

La brucelosis es una enfermedad infecto-contagiosa del ganado, de curso crónico, que afecta principalmente a los bovinos, porcinos, ovinos, caprinos, equinos, camélidos, caninos y al hombre (es una zoonosis).  

Se caracteriza por la existencia de abortos o falta de reproducción. Aunque los animales suelen recuperarse, y después del primer aborto son capaces de procrear, ellos pueden continuar excretando bacterias. Tiene importantes consecuencias económicas.

Esta enfermedad zoonótica de distribución mundial, es conocida desde hace muchos años (descripta por Hipócrates en el año 450 A.C.), sin embargo, continúa siendo un problema sanitario y económico de envergadura. También llamada Melitococia, fiebre ondulante, fiebre de Malta, fiebre del Mediterráneo (en el hombre), Aborto contagioso, aborto infeccioso, aborto epizoótico (en animales), Enfermedad de Bang (en bovinos) y en idioma Guaraní: membykua.

Agente causal de la brucelosis

Brucelosis es la denominación genérica de las infecciones, causadas por cualquier especie del género Brucella, principalmente Brucella abortus, B. melitensis y B. suis. En el ganado bovino, la infección por Brucella suele deberse a B. abortus, menos frecuentemente a B. melitensis y en ocasiones a B. suis. Brucella melitensis es el principal agente causal de la infección por Brucella en ovejas y cabras. La infección por Brucella en cerdos se debe a las biovariedades 1-3 de B. suis, pero la enfermedad causada por la biovariedad 2 difiere en cuanto a gama de hospedadores, a la distribución geográfica, que es limitada, y a la patogenicidad. En algunas zonas, la infección por B. suis se ha establecido en jabalíes.

¿Cuáles son los síntomas?

Los signos clínicos predominantes en rumiantes gestantes son el aborto o el nacimiento de crías muertas o débiles. Generalmente el aborto ocurre en la segunda mitad de la gestación, causando retención de placenta, metritis y, ocasionalmente, esterilidad permanente. Se estima que la brucelosis causa pérdidas del 20%-25% en la producción lechera, debido a los abortos y a los problemas de fertilidad. Hembras infectadas en el momento de la inseminación vuelven a entrar en celo como en el caso de la campilobacteriosis y tricomoníasis. Los animales infectados antes de la fecundación seguidamente no presentan signos clínicos y pueden no abortar. Después de uno o dos abortos algunas vacas pueden no presentar signos clínicos sin embargo continúan la excreción de brucelas contaminando el medio ambiente. Ellas serán el origen de nuevas infecciones. En los machos la infección se localiza principalmente en los testículos, vesículas seminales y próstata. La enfermedad se manifiesta por orquitis, que trae consigo baja de libido e infertilidad. Los testículos pueden presentar, también, degeneración, adherencias y fibrosis. Algunas veces pueden ser observados higromas y artritis.

Las lesiones en animales infectados no son significativas. En casos de aborto hay una plancetitis necrótica y el feto puede presentar edemas, líquido sero-hemorrágico en las cavidades, bronconeumonía y neumonía intersticial.

Diagnóstico

El diagnóstico indirecto (a través de la respuesta inmune a la infección) se puede hacer por medio de detección de anticuerpos, a través de la serología, mediante la remisión de sangre sin anticoagulante (suero sanguíneo) al laboratorio de diagnóstico.

El diagnóstico de brucelosis se puede hacer ya sea por aislamiento e identificación de bacterias (diagnóstico directo) que se realiza mediante un examen bacteriológico de los tejidos y productos de los animales infectados (fetal y placenta, sangre, útero, testículos, leche, queso, secreciones genitales).

Actualmente, la Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR) constituye un método para la detección e identificación de especies de Brucella, pudiendo biotipificarse a fin de diferenciar las cepas vacunales de cepas de campo.

Control y prevención

La prevención de la brucelosis bovina está basado en la vacunación sistemática y obligatoria de las terneras de 3 a 8 meses de edad con vacuna Cepa 19 y refuerzos a vaquillas y vacas adultas (en caso necesario) con la vacuna Cepa RB51. Para el control también se establece la eliminación de animales serológicamente positivos. En las otras especies animales es principalmente a través de la eliminación de animales con serología positiva.

La prevención de la brucelosis humana se obtiene a través de la educación sanitaria de los profesionales más expuestos (utilización de guantes, utilización de vestimentas apropiadas, desinfección de utensilios y lugares contaminados, eliminación apropiada de productos de abortos y membranas fetales), la pasteurización de los productos lácteos y evitando la contaminación de la población a través del control de la enfermedad de animales infectados.

Impacto en la economía del ganadero

Mediante un estudio de prevalencia de Brucelosis Bovina realizado por el Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (SENACSA) en el año 2019 donde se muestrearon al azar 9.006 bovinos a nivel nacional, se determinó una prevalencia general de animales reaccionantes positivos y sospechosos del 3,6% (siendo 2,5% positivos y 1,1% sospechosos).  Encontrándose zonas del país con hasta 5,1% de prevalencia de la enfermedad. Así también se determinó la prevalencia por establecimiento, hallándose un 29,5% de establecimientos (casi 1 de cada 3) con casos positivos y sospechosos a brucelosis bovina. Otro resultado relevante del estudio fue que el porcentaje de rebaños positivos se incrementó en establecimientos de mayor población de bovinos (rebaño de 10 a 20 animales dieron 14,7% de rebaños positivos y aquellos con más de 2.001 bovinos alcanzaron 44% de rebaños positivos).

Realizando un cálculo económico considerando estos datos, por cada 1.000 vacas en un establecimiento afectado se determinó una probable pérdida económica anual de entre 7.826 – 11.087 USD, dependiendo de la tasa de prevalencia media o máxima.

Si estos mismos resultados proyectamos a la población bovina nacional las pérdidas económicas anuales al sector ganadero estarían aproximadamente en 40.994.789 USD. solamente por causa de la brucelosis.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD