Raúl Silva declaró que perdió casi G. 3.000 millones en 2 años

Raúl Silva Busto, actual alto funcionario de la Entidad Binacional Yacyretá y otrora síndico de quiebras del Poder Judicial, declaró un patrimonio millonario ante la Contraloría General. Curiosamente, entre 2018 y 2020, asentó una reducción en sus activos de casi G. 5.000 millones.

Raúl Silva (i) en la entrega de tapabocas a la Fiscalía junto con el imputado Édgar Melgarejo Ginard.
Raúl Silva (i) en la entrega de tapabocas a la Fiscalía junto con el imputado Édgar Melgarejo Ginard.Archivo, ABC Color

En solo dos años, los activos de Raúl Silva Busto, secretario paraguayo del Comité Ejecutivo de la Entidad Binacional Yacyretá, sufrieron una drástica reducción. O al menos así el alto funcionario hizo constar en las declaraciones juradas que presentó entre los años 2018 y 2020.

Millones bajo el colchón

La primera presentación jurada de bienes de Silva Busto data de diciembre de 2006, cuando se desempeñaba como síndico de quiebras. En ese entonces declaró un patrimonio total de G. 2.286 millones.

Escribió entonces que era propietario de seis lotes en Luque, en copropiedad con su esposa, tasados en un total de G. 1.860 millones para la época. Decía que era el dueño de la mitad.

Además, declaró seis vehículos: Una camioneta Nissan Patrol, un automóvil BMW, una lancha y varios cuaciclones. Solo en vehículos dijo poseer unos US$ 78.000.

En ese entonces no poseía empresa alguna ni declaraba mobiliarios.

El punto más llamativo, sin embargo, es que Silva Busto declaró en aquella época poseer un total de G. 800 millones y 10.000 reales en efectivo.

Aparentemente, nadie le preguntó de dónde había salido ese dinero.

Según una aclaración presentada días después ante la misma escribanía en la que realizó su primera declaración jurada, o al menos la primera que fue publicada por la Contraloría, Silva asentó tener una remuneración total de poco más de G. 9 millones. Es decir, tenía en efectivo cien veces de lo que era su sueldo en la época.

Seis años después, en 2012, Silva Busto volvió a presentar una declaración jurada. En ese momento su patrimonio había bajado a “apenas” G. 2.051 millones.

Ya no tenía seis vehículos, sino una camioneta Toyota Fortuner del año, la que tasó en G. 130 millones.

Los seis lotes en Luque aparecían ahora como un solo inmueble. Y por primera vez declaró mobiliarios.

Una vez más, Silva Busto declaró tener un millonario monto en efectivo. En esta oportunidad eran G. 400 millones.

Un año más tarde, Silva hizo otra presentación jurada de bienes con motivo de su renuncia a la Sindicatura de Quiebras. Aunque no hubo mayores fluctuaciones en sus activos, su patrimonio se redujo a G. 1.841 millones, de los cuales G. 200 millones los tenía en efectivo.

El regreso del millonario

Silva Busto regresó al servicio público en 2018, cuando asumió como secretario paraguayo del Comité Ejecutivo de la EBY, misma época en la que fue nombrado como representante del Ministerio del Interior en la Comisión Nacional de Juegos de Azar.

La vida fuera de la función pública, aparentemente, le resultó provechosa en materia económica.

En su primera declaración jurada como alto funcionario de la EBY, Silva Busto declaró poseer vehículos por un total de G. 1.227 millones.

Entre ellos aparecía una camioneta Jeep Grand Cherokee 2013 que tasó en G. 625 millones, además de dos motocicletas, una de la marca Husqvarna y otra BMW, y otras dos camionetas.

Ya no había dinero en efectivo, y en sus cuentas bancarias decía poseer G. 60 millones.

Por otra parte, dijo ser propietario de inmuebles en Asunción, Caacupé y Lambaré por un total de más de G. 2.471 millones.

No declaró ni muebles ni joyas, pero sí hizo constar acciones por un total de G. 3.529 millones distribuidos entre las empresas Ganadera 3 SA, San Rafael y Ziegel Defense Force SA.

Ziegel es una empresa de seguridad que cuenta con un contrato con el estatal INTN. Silva declaró activos por un total de G. 7.288 millones. Y aunque dijo poseer deudas por más de G. 2.200 millones, hizo figurar su patrimonio neto como si no tuviera deudas, es decir: G. 7.288 millones.

Las millonarias pérdidas

Silva volvió a presentar una declaración jurada en octubre último, ya cuando su nombre estuvo vinculado a las compras irregulares de insumos para hacer frente a la pandemia del coronavirus y después de que ABC presentara un amparo para pedir que un juez ordene publicar todas las declaraciones juradas que estaban en poder de la Contraloría General.

Según su actualización, Silva Busto había perdido casi G. 3.000 millones en activos.

Dijo tener los mismos vehículos, pero el Jeep Grand Cherokee había pasado de valer G. 625 millones a G. 225 millones, una devaluación de G. 400 millones en dos años.

Sus acciones también se redujeron. De los G. 3.500 millones de 2018 bajaron a G. 1.530 millones. De tres empresas, bajó a dos: se quedó con Ziegel Force Defensa SA y San Rafael; la ganadera ya no estaba.

Sus deudas seguían siendo las mismas: G. 2.201 millones. Es decir, Silva supuestamente no pagó a sus acreedores, a pesar de haber perdido sus activos.

Para octubre último, sus activos eran de G. 4.789 millones. Sus pasivos, unos G. 2.201 millones. Su patrimonio neto quedó en G. 2.588 millones

Su nombre, mientras tanto, sigue siendo señalado por involucramiento en varios casos cuando menos llamativos.

juan.lezcano@abc.com.py