Desvalijan un camión blindado en la Ruta PY02, en zona de Juan E. O’Leary

Una gavilla se alzó con unos G. 1.600 millones al atacar con explosivos y una metralleta calibre .50 un transportador de caudales. Sucedió ayer sobre la Ruta PY 02, casi enfrente de la comisaría de Juan E. O’Leary, Alto Paraná. El dinero era llevado de Pedro Juan Caballero a Ciudad del Este.

El pesado camión blindado quedó estacionado  a un costado de la vía, con rastros de los disparos.
El pesado camión blindado quedó estacionado a un costado de la vía, con rastros de los disparos.

JUAN E. O’LEARY (De nuestra redacción regional). El millonario monto robado pertenece a la casa de cambios “Norte SA” y era transportado a bordo de un camión blindado de la empresa denominada Mbarete Porã, con cuatro guardias a bordo. El transporte no tenía custodia de apoyo, ni de la transportadora ni policial.

Según el director de Policía de Alto Paraná, comisario general Carlos Cáceres, los responsables de dicha empresa no informaron sobre el importante monto de dinero que iban a mover durante la jornada de ayer.

El vehículo blindado salió a las 06:00 de la capital del Amambay con destino a Ciudad del Este, pero al alcanzar el centro de la ciudad de Juan E. O’Leary, en las inmediaciones de la comisaría local, dos camionetas, una Toyota Fortuner blanca y una Hyundai Tucson, le salieron al paso. Del interior de uno de esos vehículos lanzaron una bomba que estalló debajo del pesado transporte, el cual quedó inmovilizado en el sitio a causa de los desperfectos mecánicos que le causó la detonación.

Inmediatamente, desde el interior de la camioneta Toyota comenzaron a acribillar el transportador de caudales con una metralleta calibre .50, cuyos proyectiles traspasaron sin mucha dificultad su blindado, tanto en la zona del motor como el habitáculo, donde estaban los empleados.

Los criminales, unos diez en total, también utilizaron fusiles de calibres más pequeños para amedrentar a los ocupantes del blindado, quienes en cuestión de segundos abrieron la puerta del camión y permitieron el ingreso de los piratas del asfalto, quienes se apoderaron de las bolsas que contenían los fajos de billetes, unos 1.250.000 reales, que al cambio actual representan G. 1.600 millones.

Una vez con el botín, los asaltantes abordaron dicha camioneta y se alejaron del sitio, hacia el lago Yguazú. Luego la abandonaron y quemaron y continuaron la huida en un automóvil. En el lugar del golpe dejaron la otra camioneta que usaron, con varios objetos en su interior.

Atacaron comisaría

Agentes de la comisaría ubicada cerca del lugar del hecho informaron que también fueron atacados por los delincuentes para evitar que reaccionaran. Cada vez que se asomaban para salir a verificar la balacera eran también atacados a tiros, señalaron.

Por otra parte, los investigadores no creen que el golpe haya sido perpetrado debido a que hace tres días fueron canceladas las barreras de control sobre la Ruta PY02, ya que una operación como esta lleva semanas y hasta meses de planificación.