Hallan caleta donde funcionarios del aeropuerto guardaban cocaína

La Fiscalía pilló ayer la posible caleta donde una rosca de funcionarios del aeropuerto Silvio Pettirossi de Luque presuntamente guardaba una gran carga de cocaína. Una parte de la droga fue colocada en la maleta de una paraguaya que fue apresada al llegar a España.

Juan Ángel Martínez, Juan Carlos Argüello, Luis Enrique Zayas Garay y Édgar Agustín González Giménez, detenidos por presuntamente contaminar la maleta de la paraguaya Fany Sosa.
Juan Ángel Martínez, Juan Carlos Argüello, Luis Enrique Zayas Garay y Édgar Agustín González Giménez, detenidos por presuntamente contaminar la maleta de la paraguaya Fany Sosa.

El escondite fue descubierto en un cielo raso de un baño que usan funcionarios de la Dinac y empleados de compañías tercerizadas que trabajan con las aerolíneas que operan en el aeropuerto Silvio Pettirossi.

El propio titular del aeropuerto de Luque, Douglas Cubilla, acompañó a la fiscala Lorena Ledesma en la revisión de la caleta (término utilizado para identificar un lugar donde se esconde generalmente algo ilegal).

La representante del Ministerio Público ordenó que se tomaran muestras para poder detectar partículas de cocaína que se pudieran haber esparcido dentro del cielo raso.

Como el escondite amaneció violentado y al descubierto, se sospecha que los funcionarios corruptos habrían sacado con mucha prisa la mercadería que quedaba adentro. Por el tamaño del boquete, tuvo que haber sido un volumen importante.

Una versión surgida ya el fin de semana, de hecho, daba cuenta de que en el propio aeropuerto podría haber una carga de 100 kilos de cocaína.

Si fue así, es obvio que de esta misma caleta se sacaron el sábado de noche los 23 kilos de cocaína que llegaron el domingo a la mañana a España dentro de una de las tres maletas de la paraguaya Fany del Pilar Sosa Benítez (38), pasajera de la compañía Air Europa.

La compatriota fue transferida ayer a una cárcel de Madrid, pese a que asegura que le plantaron la droga.

De hecho, la Fiscalía y la Senad tienen certeza casi absoluta de que cuando la mujer entregó su equipaje en el área de embarque del aeropuerto Silvio Pettirossi aún no había cocaína adentro, ya que ni el can antidrogas ni el escáner detectaron algo raro.

Asimismo, las filmaciones del aeropuerto de Luque confirman que la valija de la paraguaya no tenía la calcomanía ni el candado con los que llegó al aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid.

Uno de los hermanos de la paraguaya detenida en España habló ayer en el programa Crimen y Castigo de ABC TV.

Dijo que la propia Fany, al aterrizar en Madrid, denunció el extravío de su equipaje y pidió la intervención de un empleado de la compañía Air Europa.

Cuando este halló la maleta supuestamente perdida, la paraguaya pensó que se trataba del equipaje de otro pasajero, ya que tenía la calcomanía y el candado que ella no colocó en Paraguay.

Recién cuando vio adherido el ticket con su nombre, se dio cuenta de que su equipaje fue adulterado, debido a que además pesaba el doble de lo que ella embarcó, según su familiar entrevistado. Al ser abierta la maleta y descubiertos los 20 panes de cocaína, Fany ya fue apresada por la Guardia Civil de España.

El Ministerio Público pidió anoche una prórroga para imputar a los cuatro primeros detenidos por la introducción de cocaína en la maleta de la paraguaya Fany del Pilar Sosa, quien a su vez fue apresada al llegar a España.

Se trata de los funcionarios de la Dinac Juan Carlos Argüello, de 41 años, Juan Ángel Martínez, de 46 años, y Édgar Agustín González Giménez, de 48 años, así como del empleado de la empresa tercerizada Longport Luis Enrique Zayas Garay, de 23 años.

Estos trabajaban el sábado de noche en el sector de bodega de cargas y participaron directamente en el trabajo de alzar las maletas al avión de Air Europa. Se cree que algunos de estos pusieron la droga en el equipaje de la pasajera.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.