Choferes piden liberar internos para garantizar transporte durante paro

Un grupo de choferes acampó frente a la sede del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) para exigir el rechazo al chantaje del empresarios de transporte, que anunciaron paro del servicio y así, mantener ganancias del 18%. Piden al Gobierno permitir que internos municipales salgan a las calles y puedan garantizar el servicio a los pasajeros.

Choferes de colectivos se manifiestan en rechazo del paro anunciado por empresarios del transporte.
Choferes de colectivos se manifiestan en rechazo del paro anunciado por empresarios del transporte.Arcenio Acuña, ABC Color

Dario Fleitas, secretario de Conflicto de la Central Obrera y Transporte del Paraguay, amaneció esta mañana con un grupo de choferes frente a la sede de Obras Públicas para llamar la atención de las autoridades y exigir que no ceda al chantaje de los empresarios del transporte, quienes exigen que el valor del pasaje aumente a G. 4.000 y G. 5.000 y mantener la ganancia del 18% por cada boleto vendido.

El sindicalista precisó que con la crisis sanitaria y económica es inhumano un aumento del pasaje para la gente que justamente utiliza el transporte público porque no dispone de los recursos económicos para utilizar un medio de transporte independiente, ya sea motocicleta o automóvil. “El paro del servicio es un castigo a los pasajeros”, destacó.

Además, Fleitas recalcó que los representantes de los gremios de transporte incumplen con obligaciones contempladas por ley. Sin embargo, son los que exigen privilegios al Estado. Mencionó específicamente el caso del César Ruiz Díaz e Ingnacio Cárdenas, quienes son los representantes del Centro de Empresarios del Transporte del Área Metropolitana (Cetrapam) y la Única Central de Empresarios de Transporte del Área Metropolitana de Asunción (Ucetrama), respectivamente. Entonces, afirmó, que de concretarse el paro, que se permita la posibilidad de que internos garanticen el servicio a los pasajeros durante los tres días de la medida.

Lea más: Transportistas van a paro total ante posible reducción de sus ganancias

Por otra parte, lamentó que el viceministerio no vele por los trabajadores, pese a que tiene conocimiento de las penurias que atraviesan durante esta pandemia. Cuestionó que los empresarios tienen asegurado su estabilidad económica con el cobro de los subsidios, pero este dinero no llega a los trabajadores, puesto que quedaron desempleados o fueron suspendidos y cobraron la mitad de un salario mínimo a través del Instituto de Previsión Social (IPS).

El viceministro de Transporte, Víctor Sánchez, sigue en conversaciones con los representantes del empresarios de transporte que había anunciado desde la medianoche de este lunes 14 de junio un paro del servicio, durante tres días. En horas de esta tarde, se realiza una tripartita en la sede del Ministerio de Trabajo.

La crisis del transporte público se arrastra desde fines de febrero, cuando los empresarios anunciaron un paro para exigir un aumento del pasaje o del subsidio que se les otorga, alegando que el incremento del valor del combustible y la caída de la demanda les ha derivado a trabajar a pérdida. Fue así que se instaló el Consejo Asesor de la Tarifa Técnica del Transporte, para iniciar la revisión de la fórmula que establece el valor del servicio.

Como parte de los trabajo realizados, se supo que los empresarios cobran pasaje y subsidios por la flota total de buses, siendo que sólo un 70% se encuentra operativo. Además, se establece una ganancia del 18% por cada boleto vendido. Hoy, el Gobierno tiene la decisión de que ese porcentaje esa 0% y se pague sólo por servicio prestado, y ya no por colectivos sin ruedas (buses “fantasma”).

Lea más: Hacienda ratifica que no pagará más por ganancias de transportistas con los subsidios

Conforme a un cruce del monto del subsidio pagado en el primer trimeste del año y la cantidad de buses operativos, se pudo saber que cada bus costó al Estado casi G. 10 millones, y teniendo en cuenta que 704 colectivos estuvieron inoperativos, el Gobierno destinó casi US$ 1 millón por buses que no trasladó ni un pasajero en los tres primeros meses de la pandemia.