Excombatiente homenajeado en Escobar pide practicar la solidaridad

ESCOBAR. El excombatiente de la Guerra del Chaco, Roberto Villagra Alcaraz, de 104 años, fue el invitado de honor en un acto organizado por la Municipalidad local, donde fue homenajeado y también participó del acto de habilitación de la Plaza de los Héroes. El veterano pidió a las autoridades municipales y a los ciudadanos a permanecer unidos y trabajar juntos para hermosear cada vez más el municipio, dejar de lado la maldad y practicar la solidaridad.

El excombatiente Roberto Villagra, quien reside en Yaguarón, fue como invitado especial en su ciudad natal Escobar, donde habilitó la mejoras de la plaza Héroes del Chaco.
El excombatiente Roberto Villagra fue como invitado especial en su ciudad natal Escobar, donde habilitó la mejoras de la plaza Héroes del Chaco.

El excombatiente Villagra reside en Yaguarón, pero es oriundo de Escobar, en el departamento de Paraguarí. Es el actual presidente de la Unión Paraguaya de Veteranos (UPV) de Escobar y recomendó a sus compueblanos practicar la solidaridad, ayudándose, pasándose las manos unos con otros y dejar de lado la maldad.

Agregó que a todos les desea el bien, para que pueda desarrollarse este distrito y agradeció por la invitación. Lamentó que por mucho tiempo estuvo abandonada la plaza, pero que ahora con alegría participa de su rehabilitación, que es muy significativa para los que han ido a luchar en una contienda sin igual.

Comentó a los presentes que el amor a la patria le motivó y dos veces se escapó de su casa para defender al país. A los 17 años se había alistado, ya casi al término de la Guerra del Chaco (1932-1935). Recordó que fue uno que construyó el Fortín Vanguardia y llegó con su regimiento al cruce La Victoria.

Recordó que estando en la batalla de Karanda’yty - Cruce La Victoria, terminó la Guerra. Sirvió en el Regimiento 8 de Caballería Gral. Duarte, cuyo comandante fue el Gral. Alberto Gardel. Actualmente vive bajo el cuidado de su hija Balbina. Estuvo casado 55 años con Carmen Duré, con quien tuvo 8 hijos. Enviudó hace más de 10 años.

Al término del acto, el intendente local Gabriel Sánchez (ANR), participó del descubrimiento de la placa recordatoria, le entregó un pergamino de reconocimiento al benemérito de la patria y un obsequio.

En su distrito de Yaguarón, del barrio Santa Librada, donde reside actualmente don Villagra, los alumnos de la Escuela Básica N°126 República de Guatemala, llegaron hoy a visitarle, le dedicaron un poema y le entregaron obsequios. También el intendente local Dr. Luis Rodríguez(PLRA), acudió a saludarlo.

Otras reliquias

A más de Don Roberto Villagra, de Yaguarón, hay otros tres excombatientes que residen en la zona. Por ejemplo, Enrique Caballero del distrito de Acahay, es otro exveterano de la Guerra del Chaco, quien el próximo 15 de julio va cumplir 106 años y es el más longevo de entre los veteranos sobrevivientes.

Villagra contó que a los 15 años se arriesgó para defender la patria, pese a las adversidades, al hambre, la sed, enfermedades y el clima, que tuvieron que soportar. Dijo que aguantó para que nuestro país no sea despojado de sus tierras.

Él cayó herido y fue capturado y llevado a Bolivia como prisionero de guerra, donde permaneció por dos años. Comentó que en una de las batallas fue herido en la columna y cayó en medio del matorral. Los soldados adversarios pasaron cerca de él y, alertados por la cantidad de moscas que posaban sobre su cuerpo, se percataron que aún estaba con vida.

Recordó que en ese momento pensó que era su fin. Sin embargo, los bolivianos le dejaron vivir lo rescataron como prisionero de guerra, por lo que fue trasladado a un Hospital en la ciudad de Cochabamba. En dicho lugar se recuperó pero no le sacaron la bala porque estaba cerca de la columna y si le extraían podría quedar sin caminar.

Al recibir su alta, a los 22 días de su internación, fue obligado a ir a una cantera a romper piedra con un pico en mano. Luego de dos años, a través de un intercambio de prisioneros, tuvo la oportunidad de volver al Paraguay. El exveterano vive aún con su esposa María Andresa (100). Tuvieron 11 hijos y más de 30 nietos, bisnietos y hasta tataranietos.

El excombatiente de la compañía Cerro Pinto de Carapeguá, Escolástico Báez, resaltó que al término de la Guerra, cada quien retornó a su hogar, todos como ciudadanos que debían luchar por la subsistencia en un país que resurgió, mediante el espíritu y grandeza de los soldados que tuvieron que sobrevivir, formar su familia y trabajar para comprarse un pedazo de tierra.

Don Colá, como es conocido en su comunidad, a los 104 años con orgullo dijo que a los 17 años salió a defender a su patria con honor, y luchó durante tres años, pasó hambre, frio, tristeza. ”Me alisté sin dudar porque dije que nadie debe despojarnos ni un pedazo de tierra y menos sin luchar”, relató.

Sin embargo, dijo que al terminar la Guerra del Chaco en 1935 regresó a su comunidad Cerro Pinto y tuvo que trabajar duro para comprarse un pedazo de tierra. Él vive bajo el cuidado de su hija Anacleta Báez.

El otro excombatiente, Sixto Vázquez (Sapucai),105 años, es una reliquia departamental, y vive con su hija Idalina Vázquez Vda. de Chávez.

Recordó que se alistó a los 15 años, junto a su hermano mayor Eliodoro, quien ya falleció. Ambos se habían despedido de su madre Filomena Diarte y encargaron a sus 10 hermanos a cuidar de su madre mientras ellos iban a defender la patria.

Al término de la Guerra, los dos hermanos retornaron a su vivienda, como tenían experiencia en manejo arsenal en la Guerra del Chaco, consiguieron trabajo en los talleres de la ex estación de tren Carlos Antonio López que funcionaba en este distrito.

Don Sixto se casó con Idalina Antonia Alfonzo, con quien tuvo 14 hijos, de los cuales dos ya fallecieron. Actualmente cuenta con 46 nietos, 50 bisnietos y 15 tataranietos.

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05