Médico imputado recusa a fiscal, a jueza y a camaristas

Con recusaciones a mansalva, el médico Aurelio Espínola, dueño de la Clínica La Vero –clausurada por la Superintendencia de Salud– procesado por la muerte del exdiputado liberal Fernando Nicora, evita así realizar la audiencia de imposición de medidas, durante la cual se podría decretar su prisión.

Alicia Pedrozo, jueza.
Alicia Pedrozo, jueza.Archivo, ABC Color

El 26 de abril pasado, el fiscal Giovanni Grisetti imputó al médico Aurelio Espínola por homicidio culposo del exdiputado liberal Fernando Nicora López Moreira.

Grisetti fue la primera persona recusada por el médico, quien también recusó a la jueza penal de garantías Alicia Pedrozo, luego que esta resolviera admitir la imputación y convocarlo para la audiencia de imposición de medidas.

El 19 de mayo la recusación fue remitida para su estudio al Tribunal de Apelación en lo penal, 2° sala, cuyos integrantes –Delio Vera Navarro, José Agustín Fernández y Bibiana Benítez– fueron recusados al día siguiente.

Los camaristas elaboraron su informe y remitieron la carpeta a la sala penal de la Corte Suprema de Justicia el 21 de mayo último y ahora esperan la decisión de los ministros Luis María Benítez Riera, Manuel Ramírez Candia y María Carolina Llanes.

La imputación da cuenta que en la noche del 19 de agosto del año pasado Nicora ingresó a la Clínica La Vero, ubicada en Herrera 933 casi Estados Unidos, con fiebre alta y otros síntomas de covid-19.

Por indicación del mismo Espínola, el paciente quedó internado y recibió tratamientos alternativos indicados por el galeno, quien pese a la insistencia de la esposa de Nicora, se negó a realizar prueba del covid, pues la consideró innecesaria.

Ante el agravamiento del estado de salud de Nicora, su esposa providenció su traslado al sanatorio La Costa, donde ingresó en la madrugada del 22 del mismo mes, pero falleció.

Los estudios realizados permitieron constatar que Nicora efectivamente tenía covid y la placa de tórax reveló que ambos pulmones estaban totalmente infectados y dañados.

“Allí los médicos constataron que las condiciones de salud estaban gravemente deterioradas, sus pulmones muy dañados, y debido a que no se le había tratado en tiempo y en forma, con la legal y debida diligencia de acuerdo al saber médico, esta omisión es la que habría causado la muerte de Fernando Nicora, determinándose como causa probable de muerte distrés respiratorio de adulto”, señala la imputación.

Recientemente esta clínica fue inhabilitada por el Ministerio de Salud por ser utilizada como lugar de internación, pese a que no estaba habilitada para el efecto.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.