Diputado plantea proyecto de ley de “Apartheid” para no vacunados

El diputado Hugo Ramírez (ANR) planteó un proyecto de Ley que define un sistema de segregación entre vacunados y no vacunados contra el covid-19. La iniciativa -como muchas otras que suele proponer- no tardó en despertar críticas y controversias, no solo por ser potencialmente transgresora de derecho humanos básicos, sino sobre todo porque en nuestro país incluso hay un sector de la población que pese a querer acceder a las vacunas no pueden por la escasez de dosis.

El diputado Hugo Ramírez propone la creación de áreas disgregadas entre vacunados y no vacunados.
El diputado Hugo Ramírez propone la creación de áreas disgregadas entre vacunados y no vacunados.Foto Gentileza

A través de sus redes sociales, el diputado Ramírez esbozó la idea del proyecto, afirmando que supuestamente no tiene intención de obligar a los que no quieran vacunarse a aplicarse la dosis, pero que si toman esa decisión, serían segregados socialmente en espacios públicos, creando áreas exclusivas para vacunados y no vacunados.

Incluso Ramírez propone en una segunda etapa impedir que los no vacunados utilicen el transporte público de pasajeros.

“Estamos presentando un proyecto que crea los espacios de vacunados y no vacunados en una primera etapa. Y en una segunda etapa, prohíbe el uso de transporte público a no vacunados”, indicó Ramírez sobre su propuesta que hoy fue ingresada a Cámara Baja y deberá ser estudiada posteriormente.

La iniciativa hace recordar a medidas como las de segregación racial, aunque el parlamentario lo comparó más con la diferenciación que se hace con los fumadores. “Nadie obliga a vacunarse, Édgar. Es sencillo, proponemos crear áreas de vacunados y no vacundos. Así como el de área de fumadores”, respondió a uno de los internautas que justamente le indicó que la inicitiva le recuerda al “Aparthaid”.

Si bien el promover la vacunación es fundamental para finalmente reponerse de esta crisis sanitaria que provocó la pandemia de covid-19, hay una fina línea que divide a la buena intención con la violación de derechos básicos y fundamentales.

Sobre todo genera más controversia que hasta ahora se vacunaron recién alrededor de un millón y medio de compatriotas, y muchos de los relegados no son por falta de interés, sino por la escasez de vacunas, fruto de la inoperancia del Gobierno que hasta el momento impulsó la mayor parte de su campaña de vacunación en base a donaciones.

“El proyecto de ley entra en vigencia una vez que se liberen todas las franjas etarias. El objetivo del proyecto es seguir incentivando la vacunación presionando más que nunca para conseguir más vacunas”, sostuvo Ramírez